miércoles, 12 de marzo de 2008

Cultivo de Cebolla, Tomate y Pimenton.

CEBOLLA
Descripción General
Factores de Producción
Plaga y Control
Semilleros

Descripción General
La producción de esta hortaliza, está concentrada en las zonas semiáridas de los estados Lara y Falcón, las cuales aportan un 90% del volumen total nacional. En 1998, se cosecharon 7.200 hectáreas con un volumen de 145.000 toneladas métricas.
La cebolla es la hortaliza, de mayor producción e importancia en el país. A nivel mundial es un producto comercializado en forma deshidratada (polvo), escamas y como condimento en la fabricación de diferentes productos. La producción mundial se realiza en una superficie de 1.8n millones de hectáreas, siendo la China, Estados Unidos, La India y Japón, los principales países productores.
ORIGEN
El cultivo de la cebolla se remonta a la antigüedad. Se ha encontrado con frecuencia en sarcófagos egipcios, quienes le atribuían propiedades místicas. Se señala su origen en el suroeste asiático y su llegada a la América, al igual que otras hortalizas oriundas del viejo mundo, se debió a las campañas de colonización.
BOTÁNICA
Es una planta bulbosa perteneciente a la familia Alliaceae a la cual pertenecen otras especies hortícolas. Su nombre científico es Allium cepa, y a este género pertenecen el ajo, (Allium sativum), ajo porro (Allium porrum), cebolla en rama (Allium schoenoprassum) y cebollín (Allium fistulosum).
Es una planta herbácea formada por hojas largas de consistencia delicada y aspecto ceroso. Las hojas más viejas cubren a las más nuevas. La parte comercial es un bulbo tunicado grande y simple, formado por el engrosamiento y acumulación de carbohidratos en la base de las hojas, las cuales se superponen unas con otras en forma concéntrica; presenta un sistema radical bastante superficial y fribroso. Forma, durante su desarrollo, un número considerable de raicillas, lo que permite una exploración de suelo en dirección horizontal, pero sin profundizar demasiado, por lo que su mayor porcentaje de raíces se encuentran en los primeros 20 cm del suelo.

Factores de Producción
Temperatura
La temperatura juega un papel muy importante para la bulbificación de la cebolla. Las temperaturas bajas (10 a 12°C), pueden provocar florecimiento precoz sin la formación del bulbo; una temperatura elevada, durante todo el ciclo, acarrea maduración más rápida, menor producción y bulbos de menor tamaño (bulbos dobles).
Duración del día (Fotoperíodo)
La cebolla es un cultivo muy sensible a la duración del día; es así como observamos, que, en nuestras condiciones tropicales, donde la cantidad de horas/luz/día, tiene un máximo de 12 horas, 45 minutos (junio) y un mínimo de 11 horas, 30 minutos (diciembre), representa un factor de gran importancia al momento de seleccionar la variedad a sembrar, siendo las variedades “días cortos” las adaptadas a nuestras condiciones y las que logran una bulbificación normal. Cuando se siembran variedades de “días largos” en nuestras condiciones, no hay formación del bulbo y sólo se logra la formación de follaje.
Cultivares
La preferencia del mercado sobre determinadas clases de cebolla, según su color y sabor, condiciona el tipo de cebolla a ser sembrada. Así tenemos el caso de Centro América, donde son populares las cebollas amarillas y rojas; en el Caribe y Perú, se prefieren las variedades de sabor fuerte como son las de color rojo. Entre los productores venezolanos existe el convencimiento de que el éxito de una buena producción de cebolla depende, en gran medida, de la selección del cultivar con buena adaptación a su localidad y a la época de siembra (duración del día, temperatura y otros factores). En las zonas cebolleras del país se utilizan las variedades de días cortos; sin embargo, es importante tener en cuenta que dentro de este grupo existen variaciones en su comportamiento de acuerdo con la época de siembra y la localidad. En el país, en promedio, entre los días mas cortos y los mas largos hay una diferencia de una hora y 15 minutos, que en conjunto con la temperatura afecta el desempeño de un determinado cultivar.
Es muy importante para las instituciones involucradas en la investigación y extensión agrícola mantener un programa continuo de evaluación y selección de cultivares con buena adaptación en las principales áreas productoras, buen rendimiento, forma de bulbo apetecido por el mercado con resistencia o tolerancia a plagas y buena capacidad para el almacenaje. Los cultivares con buen desempeño en el país son : Texas Early Grano 502, Texas Grano 438, Cimarrón, Henry Special, Americana, Linda Vista, Canaria Dulce, Utopía, Red Creole Lara, Encino, Grano 429, Pegasus, Tropicana, Red Burgundy.
Siembra
Tipos: el cultivo puede ser explotado bajo tres sistemas de siembra: directa, trasplante y por bulbo.
Siembra directa: es una forma poco usual en la explotación cebollera nacional. No así en otros países como Estados Unidos, México y Europa. Constituye una alternativa de explotación con alta tecnología.
Siembra de trasplante: es la más usada en el país e involucra la formación de los llamados semilleros de “poceta”.
Siembra por bulbo: usada principalmente hacía la zona montañosa de los estados Lara y Táchira. Se usan bulbos de cebolla para la siembra (chuzos). Cada bulbo sembrado produce de cuatro a seis hijos. La cebolla producida es de baja calidad comercial.
Semilleros
Es común en las zonas cebolleras del país (Lara y Falcón), el empleo de los llamados semilleros de “poceta”. Es una pequeña depresión del terreno en el cual se coloca la semilla y donde se desarrollará hasta el momento del trasplante, alrededor de los 45 días. El riego de estas estructuras se hace por gravedad para lo cual se forma un conjunto de “pocetas” de 1 m de ancho por 1,5 a 2,0 m de largo, regadas por un surco común. El sitio de entrada del agua al semillero está conformado por un pequeño surco, el cual cumple la función de restarle velocidad al agua y permitir que ésta se desplace lentamente hacia el lugar donde se coloca la semilla. Se distingue este semillero por ser una especie de depresión que se forma en el terreno, limitado por unas bordas o pequeños terraplenes de tierra que permiten la contención del agua. Estas bordas tienen alturas variables entre 15 a 20 cm.
Densidad de siembra
Se utilizan 20-25 g/m2 de semillero, que generan plantas vigorosas y de tamaño uniforme para ser llevadas al campo; para trasplantar una hectárea se necesitan de 3,0 a 3,5 kg (250 m2 de semilleros) de semilla, la cual es distribuida al voleo en la plataforma. En caso de suelos con textura fina, se recomienda, previamente a la colocación de la semilla, aplicar este material, evitándose problemas en la germinación. En suelos de textura gruesa o media, no es indispensable aplicar este material.
Riego
Una buena semilla de cebolla inicia su germinación entre los tres y cuatro días después de la siembra, pudiendo variar, dependiendo de la calidad del material. Una buena suplencia de agua es fundamental para el éxito del semillero. La frecuencia de riego va a depender del tipo de suelo y condiciones climáticas.
Fertilización
Una aplicación de estiércol al área de preparación del semillero, permite mejorar las condiciones del suelo, además de suministrar algunos nutrimentos a la planta durante su desarrollo. Igualmente, se debe adicionar un fertilizante químico, como superfosfato triple, 150 g/m2 de semillero o una fórmula completa, rica en fósforo como la 12-24-12, 200 g/m2 de semillero. Este fertilizante cumple una mejor función cuando se incorpora en los primeros 10 cm del suelo, antes de colocar la semilla, que al aplicarlo posteriormente a la germinación de la misma.
Control de malezas
El control de malezas en el semillero es de gran importancia para el buen desarrollo y calidad de las plántulas. Este control, cuando se hace en forma manual, acarrea un gasto significativo en la producción, además de producir maltrato a las pequeñas plantas.
Las plántulas recién germinadas tienen poca capacidad de competencia con las malezas que germinan en las primeras etapas de crecimiento, por lo que es imprescindible realizar un control eficiente de las malas hierbas, bien sea en forma manual o utilizando los siguientes productos (Ronstar 25E, ½ cc/litro de agua en forma preemergente.
Trasplante
Se hace entre los 40-45 días después de la germinación, cuando las plántulas tienen entre 3 y 4 hojas verdaderas (14-18 cm de altura). Antes de iniciar el arranque de las pequeñas plantas se debe hacer un riego copioso a los semilleros con el fin de aflojar la tierra y que haya poca rotura de las raíces. Las plántulas extraídas se unen para formar paquetes de 40 cm y se les recorta 1/3 del follaje para facilitar el manejo durante el proceso del trasplante (Figuras 3 y 18). Es recomendable, hacer una inmersión de los paquetes de plantas en una solución de funguicida e insecticida.
Preparación del terreno
En las zonas cebolleras de la región, la preparación del terreno se realiza con maquinaria agrícola, dándole de uno a dos pases de arado y cuatro pases de rastra cruzada con lo que se logra de pulverización del suelo para luego hacer la nivelación y surcado.
Esta preparación se realiza a manera de lograr la conformación de los llamados canteros o serpentines, característicos de las explotaciones cebolleras. El conjunto de tres a cinco surcos de 3 a 4 m de largo, origina la llamada “madre” o “parcela” que viene a ser una unidad de referencia para la labor de trasplante. Se considera que una hectárea del cultivo está formado de 500 a 600 “madres”.
Forma de siembra
La cebolla se trasplanta a ambos lados del camellón; para ello se realiza un riego de asiento y posteriormente, aún con el surco inundado, se procede a colocar las plantas a ambos lados del camellón. Esta labor se paga con relación al número de “madres” trasplantadas.
La densidad de siembra es variable en la hilera, fluctuando entre 5 a 8 cm entre plantas y 80 cm entre surcos, con lo que se consigue una alta población de plantas. Esta, fluctúa entre 400.000 a 500.000 plantas por hectárea.
Fertilización
El nitrógeno, al igual que el fósforo, es importante para la cebolla a efecto de su conservación y desarrollo del bulbo. Una deficiencia de nitrógeno ocasiona plantas verdes amarillentas de tamaño reducido. El potasio, aún cuando la planta lo extrae en cierta cantidad, la respuesta del cultivo a este elemento no se manifiesta. El azufre es un elemento muy importante para el cultivo y en la mayoría de los casos se aporta en otras fuentes como sulfato de amonio. Las deficiencias de cobre se manifiestan en el bulbo donde la cubierta exterior se torna quebradiza y de color ladrillo. El estiércol, aplicado al suelo en forma incorporada, favorece una mejor estructura del terreno y aporta pequeñas cantidades de elementos nutritivos a la planta.
Un plan de fertilización establece que:
Se debe incorporar el fósforo y potasio al momento de la preparación del suelo al igual que el 30% del nitrógeno.
A los 20 y 45 días del trasplante, se aplica el resto del nitrógeno en partes iguales.
Control de malezas
La cebolla es una planta que tiene poco desarrollo foliar (16 hojas a la cosecha). Las mismas, son estrechas y alargadas, por lo que su posibilidad de influir en el desarrollo de malezas (capacidad competitiva) es mínima. De allí, la necesidad de mantener el cultivo libre de plantas indeseables durante los primeros 30-40 días (períodos críticos, cumpliendo los herbicidas una función muy importante)
Riego
La cebolla tiene un sistema radical superficial por que el área de explotación de las raíces es muy reducido. Los riegos deben ser frecuentes, principalmente, durante el establecimiento del cultivo a fin de lograr un buen “pegue”, una humedad satisfactoria estimula la proliferación de nuevas raíces. La irregularidad de los riegos puede ocasionar la formación de bulbos dobles. Una correcta nivelación del terreno favorece la distribución del agua en el surco de la siembra.
COSECHA
La madurez fisiológica de la cebolla se manifiesta en el momento de doblar su follaje a nivel del cuello; esta sintomatología es indicio para suspender el riego a fin de acelerar su madurez y favorecer el secado de los bulbos. La cosecha se realiza cuando el 70% de la plantación ha doblado el follaje, aunque en muchos casos, ésta se hace dependiendo de los precios del mercado.
Cuando se desea almacenar cebolla, se debe realizar la labor de secado y curado del bulbo, lo cual consiste en promover la pérdida de humedad, a nivel de cubierta exterior del bulbo y en el cuello, permitiendo una mayor conservación durante su estadía en almacenamiento. Este proceso puede realizarse a nivel de campo (dejando la cebolla extendida de dos a tres días a pleno sol) o en un galpón seco y ventilado. En ambos casos, se deben dejar las hojas para facilitar la pérdida de humedad por parte del bulbo. Se considera que el desprendimiento fácil de las películas externas del bulbo, cuando se frotan con los dedos, es síntoma de curado y secado eficiente. No se recomienda dejar las cebollas blancas expuestas a la radiación solar, porque toman coloración verdosa que desmejora su valor comercial. En muchos países se emplea una corriente de aire caliente, entre 40 y 48°C, en cuartos acondicionados para este propósito.
La práctica de curado y secado no es común, en el país, porque la cebolla es extraída y ensacada directamente del campo para luego ser transportada y comercializada, Figura 20, ocasionando pérdidas significativas durante el almacenamiento del producto.
TRANSPORTE
La forma de transportar la cebolla se realiza dentro de sacos de capacidad aproximada de 50 a 55 kg. Estos son apilados en camiones para ser llevados a los sitios de recepción o depósitos mayoristas donde se selecciona el producto al pasarlo por una clasificadora que separa bulbos menores de 3 cm de diámetro (producto descartable). La cebolla clasificada se introduce en sacos limpios.
ALMACENAMIENTO
Es importante mencionar que las variedades de días cortos, comúnmente sembradas en el país, tienen poca capacidad de almacenaje como consecuencia del alto contenido de agua y al bajo contenido de sólidos totales que poseen.
Para el almacenamiento de cebolla se requiere cumplir ciertos requisitos fundamentales que permiten su conservación por períodos largos. Así tenemos que:
La cosecha debe realizarse en forma cuidadosa, libre de plagas y enfermedades.
El curado y secado debe ser realizado con el objeto de asegurar la preservación del producto.
Seleccionar el material para descartar bulbos dañados, pequeños y no comerciales.
El período de almacenamiento depende de la variedad utilizada (las amarillas son de menor conservación), temperatura de almacenamiento y humedad relativa del lugar. El bulbo después de cosechado mantiene un período de reposo (poco desarrollo de las yemas axilares); este reposo puede ser modificado por la temperatura: entre 10 y 18°C se disminuye el reposo. La humedad relativa debe estar entre 70 y 75% para evitar brotes de raicillas. El uso de productos químicos como la Hidracida Maleica, en dosis de 2,5 kg/ha, aplicada cuando se ha doblado el follaje en 50%, evita el brotamiento en el bulbo. La cebolla puede almacenarse de cuatro a cinco meses en condiciones de 1 a 3°C y humedad relativa entre 70 a 75% pero con una considerable pérdida de peso.
COSTOS DE PRODUCCIÓN
Es un cultivo que requiere gran cantidad de mano de obra para las labores de preparación de suelo, trasplante y cosecha.

Plaga y Control
MANEJO INTEGRADO DE INSECTOS Y ÁCAROS PLAGAS EN CEBOLLA
Numerosos insectos plagas y algunos ácaros plagas atacan al cultivo de la cebolla. Los insectos causan daños desde el semillero hasta la cosecha, atacando las yemas terminales, las hojas y los tallos, mientras que los ácaros atacan las hojas. Tradicionalmente el agricultor ha utilizado plaguicidas (insecticidas y acaricidas) para controlarlos, sin embargo, ese control ha sido cada día menos eficiente y más costoso, por lo cual deben utilizarse todos los métodos de control conocidos: cultural, biológico, genético, etológico, químico, etc., en una forma integrada, para que resulten más económicos, permanentes y ambientalmente seguros.
ADVERTENCIA: Para aplicar una dosis adecuada de un insecticida o acaricida y así evitar una subdosis o sobredosis del producto, aplique la cantidad recomendada por hectárea o su equivalente. En la práctica divida la dosis del producto comercial entre la cantidad de agua a usar como disolvente. Por ejemplo, si va a aplicar un litro (1000 cc) o un kilogramo (1000 g) de un plaguicida en 400 litros de agua, disuelva 500 cc (g) por pipote de 200 litros, en cambio si usa 600 litros de agua por hectárea, disuelva 333 cc (g) por pipote de 200 litros. La eficacia de control de un plaguicida, está muy relacionada con el pH del agua (acidez o alcalinidad) que utilice como disolvente. La mayoría de los plaguicidas actúan eficientemente a pH ligeramente ácido (5 a 6,5) y generalmente las aguas son ligeramente alcalinas. Pregunte al fabricante del plaguicida sobre el pH del agua a usar.
Para bajar el pH del agua, consulte la sección de este manual "Como bajar el pH del agua". 1. Grillos Gryllus assimilis (Orthóptera: Gryllidae); perros de agua Gryllotalpa hexadactyla y Scapteriscus didactylus (Orthóptera: Gryllotalpidae); gusanos cortadores Agrotis repleta y Feltia subterranea (Lepidóptera: Noctuidae). DAÑO: Cortan las plántulas a ras con el suelo generalmente temprano en la mañana o al atardecer, no siendo observados durante el día. El daño es ocasional y localizado.
CONTROL: En vista que el daño es ocasional y localizado en el semillero o en el campo, se deben controlar en forma localizada, usando cebos envenenados. Los cebos pueden prepararse de la siguiente manera: 60 partes de nepe o afrecho, más 1 parte de triclorfon (Dipterex P.S. 80) o una parte de fentión (Lebaycid) o 1 parte de cebicid (Sevin 80 PS). Agregarle cierta cantidad de melaza o azúcar y agua hasta hacer una pasta moldeable. Tanto para la preparación del cebo como para su aplicación deben utilizarse guantes de goma. Los trozos de cebo envenenado deben colocarse en la base de plantas cercanas a donde se observa el corte de las plántulas.
2. Piojito negro o trips de la cebolla Thrips tabaci (Thysanoptera: Thripidae).
DAÑO: Los adultos y las larvas raspan la epidermis, chupan la savia que brota de las heridas, produciendo un manchado clorótico que luego toma un color plateado y posteriormente el quemado de las hojas, lo cual trae como consecuencia, deformaciones foliares y disminución del tamaño de los bulbos.
CONTROL: a) Utilización de trampas adhesivas de color ( blanco) a razón de 100 trampas por hectárea, dispuestas en 10 hileras separadas a 10 m. y distanciadas dentro de la hilera a 10 m. Esta técnica sirve también para evaluar poblaciones. Las trampas deben cambiarse cuando estén llenas de insectos. b) Utilizar, cuando sea necesario, cualquiera de los siguientes insecticidas (Cuadro 1).




CUADRO 1: INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE T. tabaci EN SIEMBRAS DE CEBOLLA.
NOMBRE TECNICO NOMBRE COMERCIAL DOSIS POR HECTAREA
fipronil Regent 500 cc
imidacloprid(a) Confidor, Relevo 500 cc
thiomethoxan(a) Actara 400 g
azadiractina Sukrina 1000 cc
extracto de Allium sativum Garlic Barrier(b) 1000 cc
carbosulfan Marshal 1000 cc
clorpirifos Lorsban 4E 1000 cc
profenofos Selecron 720 EC 1000 cc
fentoato Fincaverdil 1000 cc
oxamyl Vydate-L 1000 cc
(a) Controlan mejor las larvas.
(b) Mezclar con Bio-Spray o aceite de pescado en partes iguales
3. Pasador de la hoja de la papa Liriomyza huidobrensis (Díptera: Agromyzidae).
DAÑO: Las larvas causan el mismo daño que en otros rubros diferencia que las galerías o minas son longitudinales por la conformación de las hojas de cebolla.
CONTROL: Combinar los siguientes tipos de control:
a) Utilización de trampas amarillas adhesivas a razón de 4 trampas por m2 de semillero. A nivel de siembra, a razón de 100 trampas por hectárea, dispuestas en 10 hileras separadas a 10 m y distanciadas dentro de la hilera a 10 m. Esta técnica sirve también para evaluar poblaciones. Las trampas deben cambiarse cuando estén llenas de insectos o no estén pegajosas.
b) Aplicación de cualquiera de los siguientes insecticidas, en caso de ser necesario (Cuadro 2).
CUADRO 2: INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE L. huidobrensis EN SIEMBRAS DE CEBOLLA

NOMBRE TECNICO NOMBRE COMERCIAL DOSIS POR HECTAREA
azadiractina Sukrina 1000 cc
extracto de Allium sativum Garlic Barrier(a) 1000 cc
cyromazina Trigard 125 g
thiocyclam Evisect 500 g
abamectina(b) Vertimec 500 cc
etofenprox Trebon 1000 cc
triclorfon Dipterex, Thiodrex 1000 cc
profenofos Curacrón 1000 cc
metamidofos Tamarón, Monitor, Amidor 1000 cc
clorpirifos Lorsban 1000 cc
monocrotofos Azodrin, Nuvacron, Inisan 1000 cc
cipermetrina Fenom 200, Arrivo, Cymbush, Nurelle, Sherpa 400 cc
cipermetrina+profenofos Tambo 400 cc
(a) Mezclar con Bio-Spray o Aceite de pescado en partes iguales.
(b) Insecticida-acaricida
4. Gusano medidor Trichoplusia ni (Lepidóptera: Noctuidae).
DAÑO: Es un insecto plaga ocasional de poca importancia económica, pero muy voraz, por lo cual se debe estar alerta. Las larvas pequeñas roen la epidermis de la hoja perforándola, a mayor tamaño desfolian totalmente la planta.
CONTROL: Motivado a su aparición en brotes aislados y a su poca importancia económica, en caso de detectarse aplicar Bacillus thuringiensis (Dipel PM, Thuricide) en dosis de 500 gramos o Dipel 2X en dosis de 250 gramos por hectárea, para no alterar el balance natural de la población del insecto. En infestaciones severas aplicar abamectina (Vertimec) en dosis de 500 cc/ha.
5. Ácaros o arañitas rojas Tetranychus sp (Acarina: Tetranychidae).
DAÑO: Aparece como unos pequeños puntos amarillentos o blanquecinos en el haz de las hojas; posteriormente éstas se doblan. Si el ataque continúa, las hojas se tornan de color plateado muy similar al daño causado por el "piojito negro", T. tabaci. El daño de ácaros rojos se presentan principalmente durante los meses de verano.
CONTROL:
a) Existen en forma natural, varios enemigos naturales (depredadores y patógenos) que atacan sus poblaciones. Por esta razón, las aplicaciones de acaricidas deben realizarse cuando se ameriten, para no afectar el control biológico natural.
b) Adecuada suplencia de agua al cultivo, para mantener el equilibrio hídrico de la planta.
c) Se recomienda, de ser necesario, la utilización de los siguientes acaricidas (Cuadro 3).
CUADRO 3: ACARICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE ÁCAROS EN SIEMBRAS DE CEBOLLA.
NOMBRE TECNICO NOMBRE COMERCIAL DOSIS POR HECTAREA
propargite Omite 400 cc
dicofol Acarin 750 cc
azocyclotin Peropal 600 g
abamectina(a) Vertimec 500 cc
metamidofos(a) Tamaron, Montitor, Amidor 1000 cc
dimetoato(a) Difos 1000 cc
fentoato(a) Cidial 1000 cc
ometoato(a) Folimat 1000 cc
methiocarb(a) Mesurol 1000 cc
methomyl(a) Lannate, Nudrin 1000 cc
azufre(b) Azudis, Elosal, Tiovit 1500 g
zineb(b) Polyram Z, Dithane Z-78 1000 g
chinomethionat(b) Morestan 1000 g
(a) Insecticida-acaricida. (b) Fungicida-acaricida.
ENFERMEDADES DE LA CEBOLLA Y SU MANEJO
CAUSADAS POR HONGOS
Sancocho. Pythium sp, Rhizoctonia sp, Fusarium sp.
Síntomas: La enfermedad se presenta a nivel de semillero afectando la germinación de la semilla evitando la emergencia de las mismas. En las plántulas se puede producir, estrangulamiento en la base del tallo provocando caída y muerte de la misma; como también, destrucción del sistema radicular y marchitamiento total.
Manejo:
• Desinfectar semilleros, taparlos con plástico transparente, previamente humedecidos por un período de 30 días, posteriormente aplicar productos a base del hongo Trichoderma harzianun (Natibol, Tricobiol). También se puede utilizar dazomet (Basamid).
• Por ser hongos habitantes del suelo se debe hacer selección, desinfección y buen manejo de los semilleros (ver semilleros)
• Utilizar semilla con porcentaje de germinación alta (realizar pruebas preliminares) y usar densidad de siembra adecuada.
Raíz roja. Phoma terrestris (Sin. Pyrenochaeta terrestris). (raiz roja)
Síntomas: Plantas afectadas presentan una marchites en las hojas mas viejas, poco crecimiento y pocas raíces las cuales adquieren una coloración rosada y hasta púrpura. Plántulas provenientes de semilleros infestados, crecen poco, bulbifican precozmente produciendo bulbos muy pequeños. En el estado Lara la mayoría de los suelos están infestados por este hongo.
NOTA: La dosis de los productos serán las recomendadas por sus fabricantes.
Manejo:
• Por ser el hongo habitante del suelo se debe hacer una buena selección, desinfección y manejo de los semilleros (ver semilleros).
• Seleccionar cultivares con resistencia a la raíz roja (PRR) tolerantes a la enfermedad. Entre estos últimos materiales se citan Utopía, Encino, Houston, Texas Grano 438 de día corto. Seleccionar el cultivar en base a la época y zona a sembrar.
• Suelos con niveles altos de infestación se debe voltear la capa vegetal con arado de vertedera, dejar en descanso, o rotar con cultivo no susceptible.
• Tratar las plántulas por inmersión con benomyl (Benlate), antes del trasplante.
Pudrición Basa de los Bulbos. Fusarium oxysporum fe cepae.
Síntomas: La enfermedad se presenta durante la época de lluvia y se evidencia durante la fase de bulbificación y maduración de cultivo, caracterizada por una marchites de las hojas y posterior muerte de la planta acompañada por la destrucción de raíces y maceración del disco basal del bulbo, el cual se desprende con facilidad del suelo. Ocasionalmente se observa un moho blanquecino que indica la presencia del hongo.
La enfermedad también se presenta en bulbos almacenados, provenientes de campos infestados.
Manejo:
• Desinfectar semilleros (ver semillero) y trasplantar plántulas óptimas.
• En suelos con poco infestación arrancar las plantas y quemarlas, posteriormente realizar aplicaciones de Benomyl en forma dirigida a pie de plantas o en el agua de riego y reducir riegos con el fin de disminuir la humedad del suelo.
• En suelos muy infestados se debe rotar con la siembra de cultivos no pertenecientes a la familia Liliácea.
• Utilizar cultivares resistentes a la enfermedad. (Se indican en los envases de semilla como FBR).
Pudrición blanda. Sclerotium cepivorum.
Síntomas: Se observa durante la fase de bulbificación del cultivo. Las plantas presentan poco desarrollo, amarillento y muerte de las hojas más viejas, seguida por muerte de la planta y pudrición del bulbo. En zonas frías sobre el bulbo afectado se puede observar un micelio blanquecino indicando la presencia del hongo y pequeñas estructuras negras denominada esclerocios, cuerpos de resistencia y reproducción del hongo.
Manejo:
• El control de esta enfermedad en suelos infestados es bastante difícil, sólo se puede indicar la rotación con cultivos no pertenecientes al género Allium.
• Lotes con poca infestación, eliminar las plantas enfermas, hacer aplicaciones dirigidas al pie de la planta adyacente de iprodione (Rovral) o procimidona (Sumilex), fecha máxima de aplicación 70 días antes de la cosecha. Evitar siembras en época de mucha precipitación.
• Ir incorporando en forma masiva al hongo Trichoderma harzianum (Tricobiol, Natibol) en el semillero, trasplante y después de los 40 días de edad del cultivo.
Mildiú Lanoso o Cenicilla. Peronospora destructor.
Síntomas: Los síntomas de la enfermedad se evidencian en tempranas horas de la mañana, en épocas lluviosas y con rocío; se caracteriza por la presencia de un vello de color violeta sobre la superficie de la hoja, tornándose de verde pálido y posteriormente amarillas.
Generalmente las partes afectadas se desprende con facilidad. La enfermedad comienza en manchones y si las condiciones se mantienen favorables se disemina rápidamente.
Manejo:
• Al inicio de la enfermedad hacer aplicaciones a base de mancozeb (Dithane M-45, Kinfung o Triziman) alternado con clorothalonil (Daconil o Bravo 500).
• Aplicaciones con metalaxil+mancozeb (Ridomil), alternado con clorothalonil controla la enfermedad.
• Manejo adecuado de los semilleros, especialmente la densidad, fertilización y el riego.
Mancha Púrpura. Alternaria porri.
Síntomas: La enfermedad se puede presentar en condiciones de humedad alta, temperaturas frescas y lluvias esporádica; se caracterizan en su inicio, por pequeñas lesiones blancas deprimidas con centro morado, posteriormente crecen de forma alargada abarcando áreas grandes en la hoja. En el centro se mantiene una coloración morada o púrpura donde se desarrollan las estructuras reproductivas del hongo, generalmente acompaña por el hongo Stemphylium.
Manejo:
• Aplicar cuando aparecen los primeros síntomas, fungicidas a base mancozeb sólo o mezclado (Dithane M-45, Cuprosan, Cobrethan, Cobinex Forte o Triziman).
• En caso de incidencia altas aplicar azoxystrobin (Amistar) alternado con clorothalonil (Bravo 500 o Daconil).
Quemazón por Estenfilo. Stemphylium sp.
Síntomas: Después de los 35 días de edad del cultivo, en las hojas más externas o maduras, se presentan, en gran cantidad, lesiones pequeñas blanquecinas redondeadas y en condiciones de alta humedad, coalecen, dando a la hoja un aspecto de quemado, el cual se generaliza al unirse con otras enfermedades foliares que afecten al cultivo. Todo el tejido afectado adquiere un color oscuro, que indica la presencia de gran cantidad de conidios o estructuras reproductivas del hongo.
Manejo:
• Realizar las medidas de control de la quemazón apical (ver desorden fisiológico).
• Después de los 35 días aplicar el manejo de la mancha púrpura.
CAUSADAS POR BACTERIAS
Bacteriosis de la cebolla. Xantnomonas campestri.
Síntomas: Los síntomas se observan a partir de los 35 días de edad del cultivo y en las hojas más externas; se caracteriza inicialmente por pequeñas lesiones de color verde oliva que se extienden a lo largo de la hoja, de aspecto acuoso, verde oscuro, ocasionalmente se producen rupturas a lo largo de la lesión. Posteriormente las lesiones se secan y al unirse con la quemazón apical, se presenta un quemado total de la planta. Las condiciones de humedad alta, neblina y precipitación constante favorecen la enfermedad. Si al inicio de la bulbificación del cultivo, las condiciones son favorables, para la enfermedad, pueden producirse pérdidas considerables.
Manejo:
• Planificar siembras donde la fase de bulbificación del cultivo no coincida con las condiciones favorable para la enfermedad.
• Desinfectar y dar un manejo adecuado a los semilleros.
• Establecer un plan de fertilización en base a análisis de suelo.
• Mantener poblaciones bajas de insectos-plagas (ver plagas en cebolla).
• Realizar aplicaciones alternas de productos a base de cobre, mancozeb, cobre+mancozeb y kasugamicina.
Pudriciones de bulbos. Pseudomonas sp, Erwinia sp.
Síntomas: La enfermedad se presenta en poscosecha o en almacenamiento y se caracteriza por diferentes tipos de pudriciones que van desde decoloraciones pardas o verdosas de las catáfilas y maceración internas de los bulbos. También se presentan pudriciones de las catáfilas más externas. Entre las especies asociadas a estos síntomas, se tiene especies de Pseudomonas y Erwinia pertenecientes al grupo Carotovora y no Carotovora.
Manejo:
• Controlar enfermedades bacterianas a nivel de campo.
• No realizar cosechas antes de culminar la fase de maduración del cultivo.
• Dar un manejo adecuado al cultivo específicamente en riego y fertilización.
DESORDEN FISIOLÓGICO
Quemazón apical, agente identificado
Síntomas: Los síntomas se caracterizan por una necrosis en la hoja, que se inicia en el ápice, desciende en forma gradual hasta afectar entre un 20 y 25% del total de la hoja.
La presencia de la enfermedad esta muy asociada a lluvias esporádicas y su incidencia se acentúa durante la fase de bulbificación del cultivo, dando a la siembra un aspecto de candelilla. Si el cultivo no ha sido bien manejado pueden produciéndose pérdidas prematuras del follaje, afectando el tamaño del bulbo y el rendimiento del cultivo. Además de las condiciones climáticas que favorecen la enfermedad (radiaciones altas, fuertes vientos y lluvias esporádicas), también la asocian a cualquier condición de stress causada por sequía, incidencia de raíz roja, salinidad de los suelos y daños causados por Thrips tabaci. Generalmente sobre las hojas afectadas se desarrolla el hongo Stemphylium botryosum.
Manejo:
• Incluir en manejo de semilleros (ver semillero) la utilización de fertilizantes orgánicos (lombricompuesto), para trasplantar plantas sanas y de óptimas condiciones.
• Realizar un manejo adecuado a la siembra específicamente en el riego y en la fertilización.
• Hacer aplicaciones suplementarias con fertilizantes foliares.
• Sembrar cultivares resistentes a la raíz roja (se indica en el envase de semilla con las siglas PR.
Daño de Herbicidas
Síntomas: Se presentan en plantas pequeñas, lesiones blanquecinas deprimidas que causan deformación de la parte afectada. Este daño es debido a la aplicación possiembra del herbicida a base de oxifluorfén (Koltar). Hasta los actuales momentos no se han detectado daños considerables al cultivo.

Semilleros
La realización del semillero o almácigo es una práctica necesaria en la producción de muchas hortalizas, debido a que las semillas son muy pequeñas, necesitan cuidados especiales para lograr una efectiva germinación y posterior manejo de las plántulas.
Por ello, se dedica este capítulo al tratamiento de los distintos factores a considerar en la construcción, utilización y manejo de los semilleros con fines de producción hortícola.
La producción de planas en el semillero presenta ciertas ventajas, entre las cuales se encuentran las siguientes:
Los semilleros pueden ser ubicados en las cercanías de la vivienda del agricultor, lo cual le permite vigilarlos con mas frecuencia.
Se utilizan estrictamente las cantidades necesarias, lo cual constituye un ahorro de semillas.
Existen mayores posibilidades para defender a las plántulas de malezas, plagas y enfermedades.
Se puede seleccionar el material que se va a trasplantar, lo cual representa un aumento potencial de la producción y una mayor uniformidad de las plantas en el campo.

TIPOS DE SEMILLEROS
Los semilleros más utilizados son: levantados y pocetas.
Levantados
Son franjas de terreno, con una capa de tierra de 10 a 15 cm sobre el nivel del suelo. Este tipo de semillero o almácigo tiene la ventaja que en los sitios donde existe una alta precipitación, las plántulas no sufren por aguachinamiento. Se pueden construir con una estructura de bloques o simplemente levantado la cama del semillero.
Pocetas
Este Tipo es el mas común en las regiones semiáridas del país (Valle de Quibor, Siquisique, alrededores de Coro, etc). Este semillero permite el riego por inundación, manteniendo una humedad adecuada en el suelo.

INSTALACIONES DE SEMILLEROS
Ubicación
Lo más recomendable es ubicarlos cerca de la casa del agricultor y donde haya suplencia de agua para el riego; se debe elegir un suelo con bajo contenido de sales, libre de malezas y buena fertilidad.
Dimensiones
Estas dependerán del tipo de semillero que se construya:
Levantados: estos se hacen generalmente al final de la época lluviosa (Aragua y Carabobo), su estructura permie el escurrimiento del agua, lo que trae como consecuencia una incidencia menor de enfermedades, al no haber un exceso de humedad en el suelo. El largo más conveniente es de 10 m y el ancho de 1 m, dejando 50 cm de calle entre semillero y semillero para el paso en labores de riego, desmalezado.
Pocetas: con este método se facilita el riego por inundación y se conserva mejor la humedad de la superficie del semillero. La longitud puede variar entre 2 y 3 m y la ancha entre 1 y 1,5 m,
Estructura
Para obtener un suelo con suficiente porosidad, se debe hacer una mezcla de tierra, arena y estiércol. La proporción dependerá de las características del terreno donde se construya el semillero.
Desinfección
Las enfermedades mas comunes en los semilleros de hortalizas son las conocidas como “sancocho” y “pata negra”, causadas por hongos que habitan en el suelo. Los productos recomendados para la desinfección de los almácigos son:
Formol (Formalina 40%): se aplica en dosis de 1,5 litros en 50 litros de agua para 10 m2 de semillero. Se requiere de una coleta para cubrir el semillero, la cual se debe mantener húmeda por espacio de cinco días para luego retirarla, rastrillar y sembrar. Este producto es efectivo contra hongos y bacterias.
Basamid (MDT): viene en forma de polvo y se aplica en dosis de 40 g/m2. Se debe aplicar uniformemente sobre la plataforma del semillero y mezclarlo bien con el suelo, apisonar ligeramente y dar un riego suave. A los cuatro días es recomendable dar otro riego, a la semana se rastrilla y se deja otros siete días para permitir su total aireación y eliminación de los restos de gases. Actúa contra hongos, malezas, nematodos, bacterias e insectos.
Bayer 5072 (Fenaminosulf): se recomienda su uso en la desinfección de suelos para semilleros en dosis de 30 a 60 g por cada 100 litros de agua. De esta solución debe aplicarse 5 litros/m2 al almácigo.
Fertilización
Luego de preparado el semillero es conveniente aplicar de 150 a 200 g/m2 de la fórmula completa 12-24-12, el cual debe ser incorporado al suelo antes de la siembra (lo más recomendable) o aplicarlo en los primeros días después de la emergencia de las plántulas.
Siembra
La semilla en el semillero puede ser distribuida de dos manera:
Surquitos: se abren pequeños surcos, separados a 10 cm entre ellos, la semilla se distribuye a lo largo del surquito. A los cinco ó siete días después de la germinación, se puede hacer un raleo de plántulas dentro de la hilera con la finalidad de “aclarear” el almácigo.
Voleo: en este caso la semilla se distribuye lo más uniformemente posible sobre la cama del semillero.
Cobertura
En esta práctica muy importante en el logro de buenos semilleros para el trasplante, y consiste en aplicar una cobertura al semillero después de la siembra. Esto evita la desecación del suelo, manteniendo por mas tiempo la humedad en el mismo. En el Campo Experimental de Quibor, dependiente del Centro de Investigaciones Agropecuarias del Estado Lara, se han logrado muy buenos resultados con el uso de la cáscara de arroz, aserrín y polvillo o arenilla de río. Una práctica recomendable, cuando se hace la siembra de la semilla y exista peligro de lluvia, consiste en cubrir toda el área de semilleros con algún material inerte (hojas de cambur, plátano, pasto, etc) que impida el impacto causado por gotas de agua que dejan al descubierto la semilla.
Riego
En general, las raíces de las hortalizas son muy superficiales en los primeros estados de crecimiento, por lo que la suplencia de agua debe ser continua para conseguir un óptimo desarrollo de las plántulas. En las regiones frescas, con un riego en la mañana es suficiente. Mientras que, en las regiones muy cálidas, se hace necesario regar dos veces al día. La frecuencia de riego en el semillero se establecerá de acuerdo con el tipo de semillero, de la especie sembrada y de las condiciones climáticas.
Semilla
El éxito de una explotación hortícola empieza con la selección de una buena semilla, es decir, con un alto porcentaje de germinación (90% óptimo) y buena adaptabilidad a las condiciones agroclimáticas del área donde van a ser sembradas. Allí radica la importancia del estudio de los materiales importados en nuestras condiciones. La semilla sobrante después de la siembra, debe ser almacenada en cavas a 9°C y humedad relativa de 40% en un sitio fresco y seco, donde pueden permanecer por períodos más o menos largos sin perder su poder germinativo.
Densidad de Siembra
Si la población de plantas en un almácigo es excesiva, éstas crecen raquíticas y débiles debido al efecto de la competencia, ocasionando un porcentaje bajo de “pega” en el campo cuando éstas son trasplantadas. Por el contrario, si la densidad es muy baja, se obtienen buenas plantas para el trasplante, pero se requiere de un gran número de semilleros para sembrar una hectárea. Es, por lo tanto, de gran importancia conocer la densidad óptima de siembra para cada hortaliza en particular.
Endurecimiento de las Plantas
Esta es una práctica de gran importancia en el semillero y se hace con la finalidad de controlar el crecimiento de las plántulas (tomate y pimentón) para lograr un aumento en el contenido de carbohidratos. El endurecimiento se logra reduciendo el riego antes del trasplante y aplicaciones del sulfato de cobre en dosis de 1 g/litro de agua. Ello permite:
Obtener plantas mas resistentes a la sequía.
Retardar la formación de nuevos brotes, ya que las reservas de carbohidratos son utilizadas para la formación de las raíces.
Plantas mas resistentes al trasplante y al almacenaje antes del trasplante.
Actualmente se está manejando la tecnología de producción de plántulas en bandejas, especialmente de materiales híbridos de tomate y pimentón.
En el agronegocio venezolano, están disponibles los recipientes de diferentes tamaños y número de receptáculos donde se siembra la semilla y el sustrato que sirve como soporte para el crecimiento de las pequeñas plantas.
Con las plántulas obtenidas bajo este sistema se logra un 100% de “pega” en el campo y un arranque vigoroso y rápido.
Trasplante
En la mayoría de las hortalizas las plántulas están listas para ser llevadas al campo entre la tercera y cuarta semana después de la siembra. En el caso de la cebolla, el trasplante se hace a los 40 ó 50 días después de la emergencia.
Fuente: INIA.
PIMENTON

Descripción General
Factores de Producción
Plaga y Control
Semilleros

Descripción General
Representa la hortaliza de mayor crecimiento en superficie de siembra y volumen de producción en los últimos años, en 1992 se cosecharon 2.200 hectáreas que produjeron 24.160 toneladas métricas, para 1998 la superficie se ubicó en 6.350 hectáreas con un volumen producido de 73.526 toneladas métricas.
La producción de pimentón está localizada en la región centro occidental (Lara, Falcón y Yaracuy), la cual aporta, aproximadamente, un 60% del total nacional, región central (Aragua, Carabobo y Cuárico) con un 33% y el resto está distribuida en las regiones zuliana y nor-oriental del país.
BOTÁNICA
Es una solanácea perenne, cultivada como anual. Dentro del género Capsicum se distinguen cinco especies: Capsium annuum, Capsicum frutescens, Capsicum pendulum, Capsicum chinense y Capsicum baccatum. Todas las variedades comerciales de pimentón se ubican dentro del Capsium annuum. La planta de pimentón presenta una raíz primaria corta y muy ramificada. Puede profundizar entre 40 y 60 cm dependiendo de las características del suelo.
El hábito de crecimiento es erecto, variando el tamaño de la planta entre 40 y 100 cm. Las variedades tradicionales no requieren de ningún soporte para guiar su desarrollo, sin embargo algunos cultivares (híbridos) por su altura y peso de los frutos requieren de tutores para su sostenimiento. Las flores son perfectas con seis pétalos y seis sépalos, generalmente de color blanco. Planta normalmente autofecundada, pero, a temperaturas elevadas, el estigma crece antes que la flor libere el polen, lo que facilita el cruzamiento.
El fruto se compone de pericarpio, endocarpio y semilla. El color es determinado por la lycopercisina y carotina, y el amarillo por la xantofila. La pungencia (picantez) en las especies picantes está influenciado por el alcaloide denominado capsicina (CI8H27NO3).
Factores de Producción
Requerimientos climáticos
El pimentón posee un margen de adaptabilidad. La temperatura media mensual óptima para su desarrollo, va de 21 a 24°C, la mínima de 18 y la máxima de 27°C. A temperatura por debajo de 13°C, el crecimiento se detiene y por encima de 35°C, la fecundación es anormal y los frutos tienden a la deformación. Tolera mejor la humedad atmosférica.
Semilleros
Para la obtención de plántulas de buena calidad los almácigos mas recomendados son los del tipo levantado (permanentes y/o no permanentes), también se recomienda el uso de bandejas cuando el cultivar a sembrar (semilla) es costoso.
Densidad de siembra
La densidad óptima de siembra recomendada es de 6-8 g/m2 de semillero. Para la obtención de plántulas de óptima calidad para el trasplante, es requisito indispensable seguir las recomendaciones dadas en el aparte de semilleros.
Trasplante
Entre los 30-35 días, después de la germinación, las pequeñas plantas estarán listas para ser llevadas al sitio definitivo de crecimiento. Lo ideal es realizar el trasplante en horas de la tarde o en días nublados.
Suelos
Esta hortaliza requiere de suelos sueltos y porosos, con buena capacidad de almacenamiento de humedad. Los niveles de salinidad deben ser bajos y el pH entre 6,0 y 7,0.
Densidad de siembra en el campo
Las distancias recomendadas para la siembra de pimentón son: 1,0 a 1,40 m entre surcos y de 0,25 a 0,60 m entre plantas (usando las mayores separaciones para los cultivares de mayor crecimiento).
Cultivares
El uso de variedades es factor muy importante en la producción de esta hortaliza. En nuestras condiciones tropicales, donde prevalece durante la mayor parte del año, una alta irradiación solar, es indispensable escoger para la siembra aquellas variedades que tengan un follaje denso, que cubra los frutos y minimice el problema de quemaduras que tienen una gran influencia en los rendimientos finales. También, es deseable que los frutos sean pendientes y no en forma erecta.
Los materiales con mejor comportamiento en las zonas pimentoneras son: Yolo Wonder, Keystone Grant Resistant N° 3, Júpiter, Cacique, Cacique Gigante, Capistrano y los híbridos Enter Prise, Camelot y Comandante.
Fertilización
Como en casi todas las hortalizas, el agricultor tiende a aplicar excesivas cantidades de fertilizantes que inciden en forma negativa en los rendimientos y originan un alza en los costos de producción. Lo ideal, antes de hacer una fertilización, es realizar un análisis de suelos con la finalidad de aplicar las cantidades necesarias para conseguir buenos rendimientos.
Control de malezas
Pendimentalín (ProwlR): este herbicida se puede aplicar en forma dirigida después del aporque en dosis de 4 a 6 litros/ha; es requisito indispensable que el suelo esté relativamente húmedo.
COSECHA
El grado de madurez dependerá del destino o distancia al mercado mayorista y de la preferencia del consumidor. En general, el pimentón se cosecha “verde-hecho”, “pintón” y “maduro”. La comercialización se hace en huacales y el peso de cada huacal fluctúa entre 12 y 15 kilogramos.
COSTOS DE PRODUCCIÓN
El costo de producción por hectárea de pimentón es menor al de otros rubros, ya que no requiere del empalado que es una labor de gran consumo en mano de obra y el control de plagas y enfermedades es menos dificultoso.
Plaga y Control
Perforador del fruto Neoleucinodes elegantalis (Lepidóptera: Pyraustidae).
DAÑO: Las larvas una vez emergidas del huevo, penetran los frutos tiernos (2-3 cm de diámetro) a través de una pequeña herida que luego cicatriza formándose un punto semejante a una "espinilla" conocida como "perforación de entrada". Se alimentan del interior del fruto hasta alcanzar su total desarrollo, midiendo aproximadamente 2,5 cm, para luego salir a través de una perforación mucho más grande o "perforación de salida", por donde entran bacterias e insectos saprófitos que pudren totalmente el fruto.
CONTROL: Se deben utilizar en forma combinada las siguientes medidas de control:
a) Destrucción de restos vegetales (socas) después de la cosecha.
b) Buena preparación del suelo para la destrucción de las pupas o exposición a los enemigos naturales, el sol y la lluvia.
c) Rotación de siembras con cultivos no solanáceos.
d) Recolección y destrucción de frutos con "espinillas" o perforaciones de entrada.
e) Utilización de trampas de agua con la feromona sexual sintética del perforador, a razón de 20 trampas por hectárea.
f) Utilización del parásito de huevos Trichogramma a razón de 100-200 pulgadas cuadradas (pulg2) por hectárea liberados semanalmente a partir de la floración y hasta la cosecha.
g) Aplicación de los siguientes insecticidas (Cuadro 1), haciendo énfasis en el "momento oportuno" de control (2 aplicaciones por semana durante las cuatro primeras semanas) al observar la aparición de los frutos pequeños. Esas aplicaciones deben realizarse a la "hora oportuna" del día (6-7 pm), ya que a partir de esas horas los adultos de este insecto llegan al cultivo, eclosionan los huevos y las larvas se mueven a los frutos.
CUADRO 1. INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE N. elegantalis EN SIEMBRAS DE PIMENTÓN
NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
Bacillus thuringiensis
Dipel PM, Thuricide
500 g
B. thuringiensis
Dipel 2X
250 g
abamectina(a)
Vertimec
500 cc
cypermetrina
Fenom 200, Arrivo, Cymbush, Nurelle, Sherpa
400 cc
cypermetrina+profenofos
Tambo
400 cc
acefato
Orthene
750 g
(a) Insecticida-acaricida.
Minador grande de la hoja o palomilla grande Phthorimaea operculella (Lepidóptera: Gelechiidae).
DAÑO: Las larvas conocidas por los agricultores como "cabeza negra", pueden ocasionar diferentes tipos de daño a la planta. En su fase inicial pueden atacar los cogollos, tejiendo una especie de telaraña blanquecina y uniendo las hojas entre si para alimentarse y protegerse al mismo tiempo, siendo este daño poco frecuente. En las hojas desarrolladas, la larva rompe la epidermis y penetra dentro de ellos, alimentándose de la parte verde o mesófilo, apareciendo el daño como una mancha irregular de color marrón paja y transparente, conocida como "mina", dentro de la cual puede observarse al trasluz la larva y sus excrementos. Desde 1995 los productores han reportado un daño poco frecuente, las larvas perforan el tallo y las ramas. secando la rama o la planta. Las larvas también dañan los frutos, ocasionándole perforaciones poco profundas, generalmente debajo de los sépalos o el punto de unión del fruto a la rama, ocurriendo luego pudriciones secundarias , que afectan el valor comercial de los frutos.
CONTROL: Existen varias formas de control que deben usarse en forma combinada. Para decidir una medida de control, cualquiera sea su naturaleza, debe aplicarse el Umbral Económico de Acción (UEA), que en éste caso es, un promedio 2 larvas por folíolo.
a) Destrucción de los restos vegetales (socas) después de la cosecha.
b) Buena preparación del suelo para la destrucción de las pupas o exposición a los enemigos naturales, el sol y la lluvia.
c) Rotación de las siembras con cultivos no solanáceos.
d) Utilización de trampas de agua con dedales impregnados con la feromona sexual. Se recomienda utilizar como mínimo 20 trampas/hectárea a partir del transplante y hasta el final de la cosecha, colocando 8 en los bordes de la siembra para capturar los insectos que migran dentro de la siembra y las 12 restantes entre las plantas para capturar los que están dentro.
e) Utilización del parásito de huevos Trichogramma a razón de 50 a 200 pulgadas cuadradas, por hectárea liberadas cada 1 ó 2 semanas a partir de la primera semana después del transplante y hasta la cosecha, dependiendo de la presencia de larvas en las hojas y frutos o adultos en las trampas con feromona.
f) Aplicación de los siguientes insecticidas o sus mezclas (Cuadro 5).
CUADRO 5: INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE P. operculella Y EN SIEMBRAS DE PIMENTON(a)

NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
Bacillus thuringiensis
Dipel PM, Thuricide
500 g
B. thuringiensis
Dipel 2X
250 g
extracto Allium sativum
Garlic Barrier(b)
1000 cc
thiocyclam
Evisect
500 g
abamectina(c)
Vertimec
500 cc
cypermetrina
Fenom 200, Arrivo, Cymbush, Nurelle, Sherpa
400 cc
cypermetrina+profenofos
Tambo
400 cc
B. thuringiensis+cypermetrina
Mezcla(d)
250 g + 200 cc
B. thuringiensis+profenofos
Mezcla(d)
250 g + 500 cc
clorpirifos
Lorsban
1000 cc
acefato
Orthene
750 g
profenofos
Curacron
1000 cc
clorfenvinfos
Birlane
1500 cc
(a) Las aplicaciones deben hacerse al encontrar un Umbral Económico de Acción (UEA) promedio de 2 larvas/folíolo.
(b) Mezclar con Bio-Spray o Aceite de pescado en partes iguales.
(c) Insecticida-acaricida.
(d) Preparar las mezclas comerciales de las recomendaciones individuales.
Moscas blancas Bemisia tabaci y Bemisia argentifolii (Homóptera: Aleyrodidae).
DAÑO. Las ninfas como los adultos causan un daño directo por alimentación al chupar la savia. La presencia de adultos en el semillero, podría convertirlo en el sitio de incubación de las enfermedades virales que luego se llevarían a las siembras definitivas al transplantar plántulas infestadas.
A nivel de siembra tanto las ninfas como los adultos chupan la savia, debilitando la planta. Gran parte del alimento ingerido es excretado como un "melao" donde se desarrolla el hongo negro conocido como fumagina Cladosporium sp, el cual además de afectar el proceso normal de fotosíntesis, afea el cultivo y el producto a cosechar. El daño más importante es la transmisión de enfermedades virales que afectan el desarrollo normal de la planta, el rendimiento y la calidad de los frutos. La mosca blanca muestra poca preferencia por el pimentón.
CONTROL:
a) Utilización de trampas amarillas adhesivas (impregnadas con un pegamento especial para capturar insectos), a razón de 4 trampas por m2 de semillero. A nivel de siembra usar 100 trampas por hectárea dispuestas en 10 hileras separadas a 10 m. y distanciadas dentro de la hilera a 10 m. Las trampas deben cambiarse cuando estén llenas de insectos o no estén pegajosas.
b) Utilización de parasitoides que atacan sus estados inmaduros como los del género Encarsia, Eretmocerus, etc. y depredadores como Orius insidiosus, Chrysoperla sp, Delphastus pusillus y otros coleópteros de la familia Coccinellidae.
c) Aplicar cualquiera de los siguientes insecticidas o sus mezclas en caso de ser necesario (Cuadro 2).
CUADRO 2: INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE B. tabaci Y B. argentifolii EN SIEMBRAS DE PIMENTÓN
NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
azadiractina
Sukrina
1000 cc
extracto Allium sativum
Garlic Barrier(a)
1000 cc
Verticillium lecanii(b)
Vertibiol
300 g
Paecilomyces fumosoroseus(b)
Bemisin
300 g
imidacloprid
Confidor, Relevo
500 cc
thiamethoxam
Actara
400 g
abamectina(c)
Vertimec
500 cc
bifentrina
Brigade
1000 cc
endosulfan
Thionil, Thiodan
1000 cc
cipermetrina
Cymbush, Fenom 200, Arrivo, Nurelle, Sherpa
1000 cc
alfacipermetrina
Fastac, Dominex
400 cc
permetrina
Ambush
1000 cc
deltametrina
Decis
500 cc
buprofezin
Applaud
400 g
metamidofos
Tamaron, Monitor, Amidor
1000 cc
cipermetrina+deltametrina
Simgard
850 cc
rotenona+cipermetrina
Rotenplus
1500 cc
clorpirifos+dimetoato
Salut
1500 cc
metilpirifos+aceite blanco
Actellic+Etiaceite Blanco, Rocío Blanco, Rociol
500 cc + 400 cc
alfacipermetrina+metamidofos
Mezcla(d)
400 cc + 1000 cc
buprofezin + lambdacyalotrina
Applaud + Karate

400 g + 1000 cc
(a) Mezclar con Bio-Spray o Aceite de pescado en partes iguales.
(b) No mezclar con fungicidas, ni con otro plaguicida si no son compatibles.
(c) Insecticida-acaricida.
(d) Las mezclas deben usarse cuando se observen poblaciones altas.
Trips o piojito amarillo de la caraota Thrips palmi (Thysanoptera: Thripidae).
Este insecto plaga fue introducido y reportado en Venezuela en 1990. Además ataca fuertemente los cultivos de caraota, papa, berenjena, tabaco, cilantro, lechuga, melón, patilla, auyama, calabacín, etc.
DAÑO: Las larvas y los adultos son de hábitos gregarios. Se encuentran generalmente agrupados en colonias cerca a la vena central y demás venas de las hojas, luego migrando hacia los tallos cerca a los terminales en crecimiento. Pueden movilizarse a las flores y los frutos, causando raspaduras que se necrosan tomando un color marronuzco, apareciendo como un quemado en los hombros de los frutos. Pueden causar deformaciones y hasta matar la planta.
CONTROL:
a) Usar la caraota Phaseolus vulgaris como "cultivo trampa" para el piojito amarillo T. palmi. Sembrar 2 hilos de caraota a cada lado de 10 a 20 surcos de pimentón. El primer hilo debe ser sembrado a los 5 días y el segundo a los 30 días después del transplante del pimentón, con el fin de mantener durante el desarrollo del cultivo y hasta la cosecha, caraota atractiva al piojito.
b) Colocar "coberturas vegetales secas" (mulch) como cascarilla de arroz, caña de azúcar etc., entre los hilos de siembra, después del transplante y reponerlo después del arrime de tierra y del aporque.
c) Uso de "coberturas plásticas de color plateado" entre los hilos de siembra, las cuales repelen los adultos del piojito. Deben colocarse después del transplante y pueden ser retiradas, si es necesario, para realizar una práctica agronómica. Adicionalmente evitan el desarrollo de malezas entre los hilos de siembra y mantienen cierta humedad disponible para las raíces, favoreciendo el desarrollo de las plantas.
d) A través de un uso racional y selectivo de insecticidas, ayudar a incrementar las poblaciones naturales del depredador Orius insidiosus (Hemíptera: Anthocoridae) presente en las siembras y el cual podría producirse en forma masiva en el laboratorio y convertirse en un excelente controlador biológico dentro de un programa de Manejo Integrado.
e) Los siguientes insecticidas han mostrado un efecto de control aceptable (Cuadro 3).

CUADRO 3. INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE T. palmi
EN SIEMBRAS DE PIMENTÓN.
NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
azadiractina
Sukrina
1000 cc
extracto de Allium sativum
Garlic Barrier(a)
1000 cc
fipronil
Regent
500 cc
imidacloprid(b)
Confidor, Relevo
500 cc
thiomethoxan(b)
Actara
400 g
oxamyl
Vydate-L
1000 cc
flufenoxuron(b)
Cascade
1000 cc
clorfluazuron
Atabron
1500 cc
piriproxifen
Admiral
1000 cc
buprofezin
Applaud
500 g
(a) Mezclar con Bio-Spray o Aceite de pescado en partes iguales.
(b) Controla mejor las larvas.
Áfido verde del ajonjolí Myzus persicae (Homóptera: Aphididae).
DAÑO: Este insecto chupa la savia de hojas y brotes tiernos, afectando el crecimiento y la producción de la planta. En ataques intensos, las hojas se pueden arrugar y doblar hacia abajo, apareciendo el hongo negruzco conocido como "fumagina" que afecta el valor comercial de la cosecha. Es transmisor de enfermedades virales.
CONTROL:
a) Existe en forma natural, un buen número de enemigos naturales (parasitoides y depredadores) que afectan sus poblaciones. Por esta razón, las aplicaciones de insecticidas deben realizarse con poblaciones altas que realmente las ameriten, para no afectar el control biológico natural. De ser necesarias las aplicaciones, usar insecticidas selectivos que no afecten los enemigos naturales.
b) Adecuada suplencia de agua al cultivo, para mantener el equilibrio hídrico de la planta.
c) Utilizar, en caso de ser necesario, los siguientes insecticidas (Cuadro 4).
CUADRO 4: INSECTICIDAS RECOMENDADOS PARA EL CONTROL DE ÁFIDOS EN SIEMBRAS DE PIMENTÓN.
NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
pirimicarb(a)
Pirimor
500 g
thiomethoxan
Actara
400 g
acefato
Orthene
750 g
dimetoato
Dimethoate, Perfection, Difos
1000 cc
metildemeton
Metasystox
1000 cc
monocrotofos
Azodrin, Nuvacron, Inisan
1000 cc
(a) Producto selectivo, no afecta enemigos naturales.

Coquito perforador de las hojas Epitrix harilana (Coleóptera: Alticidae).
DAÑO: Los adultos roen las hojas con su aparato bucal, apareciendo posteriormente perforaciones irregulares. Generalmente el ataque es de poca importancia, pero cuando el cultivo esta pequeño no debe descuidarse.
CONTROL: Los siguientes insecticidas pueden usarse, de ser necesario por hectárea: triclorfón (Dipterex, Thiodrex) 800 g o cc; fosfamidón (Dimecrón) 750 cc y metomyl (Lannate, Metavin) 800 cc.

Ácaro tostador de la papa Polyphagotarsonemus latus (Acarina: Tarsonemidae) y Tetranychus sp (Acarina: Tetranychidae).
DAÑO: Las fases inmaduras como los adultos chupan la savia, generalmente por el envés de las hojas, causando un moteado amarillento y una deformación en las hojas, que pueden confundirse con una enfermedad viral.
CONTROL:
a) Existen en forma natural, varios enemigos naturales (depredadores y patógenos) que atacan sus poblaciones. Por esta razón, las aplicaciones de acaricidas deben realizarse cuando se ameriten, para no afectar el control biológico natural.
b) Adecuada suplencia de agua al cultivo, para mantener el equilibrio hídrico de la planta.
c) Se recomienda, de ser necesario, la utilización de los siguientes acaricidas
NOMBRE TÉCNICO
NOMBRE COMERCIAL
DOSIS POR HECTAREA
propargite
Omite
400 cc
dicofol
Acarin
750 cc
azocyclotin
Peropal
600 g
abamectina(a)
Vertimec
500 cc
metamidofos(a)
Tamaron, Monitor, Amidor
1000 cc
dimetoato(a)
Difos
1000 cc
fentoato(a)
Cidial
1000 cc
ometoato(a)
Folimat
1000 cc
methiocarb(a)
Mesurol
1000 cc
methomyl(a)
Lannate, Nudrin
1000 cc
azufre(b)
Azudis, Elosal, Tiovit
1500 g
zineb(b)
Polyram Z, Dithane Z-78
1000 g
chinomethionat(b)
Morestan
1000 g
(a) Insecticida-acaricida (b) Fungicida-acaricida
ENFERMEDADES DEL PIMENTON Y SU MANEJO
CAUSADAS POR HONGOS
Sancocho o Damping off. Rizoctonia solani, Phytium sp, Fusarium sp
Síntomas: La enfermedad se presenta a nivel de semillero y se caracteriza por una destrucción de la raíz principal, causando colapso total de la misma. Las plántulas afectadas se doblan a nivel del cuello, posteriormente marchitan y mueren.
Manejo:
Desinfección de semilleros, aplicar dazomet (Basamid) a una dosis de 30gr/m2. Solarizar el suelo, colocando un plástico transparente sobre el semillero, previamente humedecido, por un período de 30 días. Posteriormente aplicar productos a base del hongo Trichoderma (Tricobiol, Natibol). Realizar riegos adecuados (ver semilleros).
Rhizoctoniosis. Rhizoctonia solani
La enfermedad se presenta a nivel de semillero, bajo dos tipo de síntomas, al momento de la preemergencia de las plántulas, causando pudrición de la radícula y en posemergencia, causando lesiones a nivel del cuello, produciendo el acame y marchitamiento de las mismas. Plántulas con lesiones suaves a nivel del cuello, al ser transplantadas, las lesiones progresan y hasta puede ocurrir el acame durante la cosecha.
Manejo: Las indicadas para Sancocho.
En caso de presentarse ataques suaves (pequeños manchones), eliminar las plántulas afectadas y las adyacentes aquellas que las rodean, posteriormente aplicar carboxin + thiram (Vitavax 200 ).
NOTA: Las dosis de los productos serán las indicadas por sus fabricantes.
Mancha de la hoja o Cercosporiosis. Cercospora capsici
Síntomas: La enfermedad se manifiesta en hojas, ramas y pedúnculos del fruto, se caracteriza por manchas acuosas, traslúcidas, verde oscuro, posteriormente que se tornan blanco-grisacea, circulares y con anillos concéntricos y borde más oscuro. En el centro se desarrollan las estructuras reproductivas del hongo. Al unirse las lesiones, necrosan el tejido foliar causando desfoliación a la planta, los frutos quedan expuestos y pueden sufrir de escaldadura. La enfermedad se presenta en zonas con alta humedad y temperaturas frescas
Manejo:
• Aplicaciones preventivas con productos a base mancozeb (Dithane M-45 o FM-B, Kinfung, Triziman-D o Manzate 200) o fungicidas con cobre y/o mancozeb (Koma, Cuprosan, Cobrethane, Trimiltox - forte o Cobrex).

• Si antes de la formación de frutos, las condiciones ambientales y la época de siembra son favorables para la enfermedad, realizar aplicaciones alternas, de carbendazim (Bavistin, Curacar-500 o Derosal) o azoxystrobin (Amistar) con clorothalonil (Bravo 500 o Daconil) o utilizar cualquiera de los productos indicados arriba. Sembrar con menos densidad de siembra (distancias de siembras mayores), reducir la cantidad y frecuencia de riego y en lo posible, diseñar los surcos en la dirección del viento.
Oidiosis o Ceniza. Leveilula taurica
Síntomas: Se presenta en períodos secos, precipitación y humedad relativa baja. En el haz, de las hojas bajeras, se observan manchas amarillentas que se corresponden en el envés con el desarrollo del hongo, caracterizado por un micelio blanquecino. Posteriormente adquieren una coloración oscura y de forma irregular necrosando al tejido afectado. Ataques severos de la enfermedad ocurre desfoliación de la planta, quedando los frutos expuesto al sol. Generalmente la enfermedad es acompañada con ataques de ácaros.
Manejo:
• Incidencia baja de la enfermedad hacer aplicaciones preventivas de productos a base de azufre (Kumulus-S, Elosal, Azuco, Comoran y otros). Estos productos también controlan ácaros.
• En caso de incidencia altas, realizar fumigaciones alternas de carbendazim (Bavistin, Derosal o Curacarb) o pirazofos (Afugan) con productos a base de azufre o clorothalonil(Bravo-S)
Candelilla Temprana. Alternaria solani
Síntomas: La enfermedad se presenta en época de lluvia, rocío y temperaturas frescas. En las hojas se forman lesiones pequeñas blanquecinas de borde oscuro y rodeada de un halo amarillento, en el centro de la lesión se desarrollan las estructuras reproductivas del hongo. En el fruto se presentan lesiones irregulares de tamaño variable, color crema claro con desarrollo del hongo en el centro.
Manejo: Las indicadas para la Cercosporiosis.

Antracnosis. Colletotrichum gloesporioides
Síntomas: Se manifiesta en época de alta humedad y temperatura cálida. Los síntomas se manifiestan principalmente en los frutos, con la formación de lesiones circulares deprimidas de color pardas claras, posteriormente adquieren un color blanquecino con borde oscuro y gran cantidad de puntos negros que representan las estructuras reproductivas del hongo. En un fruto se pueden presentar varias lesiones, desmejorando, en forma significativa, la calidad del mismo.
Manejo:
• Realizar aplicaciones con productos a base de cobre, mancozeb (Cobrex, Komac, Cuprosan, Cobrethane y otros) o propined (Antrocol) o clorothalonil (Daconil o Bravo 500).
• Si las condiciones ambientales y las épocas de siembra son ideales para la enfermedad, ver indicaciones de Cercosporiosis.
Mancha de Estenfilo. Stemphylium solani
Síntomas: Los síntomas se manifiestan inicialmente a nivel de hojas bajeras y se caracteriza por lesiones pequeñas hasta de un 1 cm de diámetro, irregulares, deprimidas y color pardas oscuras; generalmente tienden a romperse en el centro. Es una enfermedad que ocasionalmente causa daños severos, en condiciones de alta humedad.
Manejo: Ver indicaciones de Cercosporiosis
Zonas y épocas que favorecen a la enfermedad, evitar riegos por aspersión. Si los riegos son por gravedad regularlos y hacerlo en horas de la mañana.
Marchitez. Fusarium sp
Síntomas: Generalmente se presenta en épocas calientes y lluviosas, las plantas afectadas inicialmente presentan una marchitez en el tercio inferior y posteriormente se extiende al resto de la planta; finalmente se seca y los frutos quedan adheridos a la misma, presentando una madures precoz y arrugados. En cortes longitudinales realizados en el tallo, se observa una necrosis en los tejidos vasculares. También se observa destrucción de las raíces, por el ataque del hongo. La enfermedad se presenta en lotes con siembras sucesivas de pimentón o especies perteneciente a la familia Solanácea.
Manejo:
• Por ser una enfermedad causada por hongos del suelo su control es bastante difícil, se deben aplicar medidas preventivas.
• En lotes nuevos usar plántulas sanas proveniente se suelos desinfectados (ver desinfección de semilleros). Evitar surcos muy profundos y realizar riegos moderados, y en época de lluvia mantener buenos drenajes. Evitar cosechas prolongadas y en lo posible eliminar los restos de las mismas. En zonas con poca infestación, además de las recomendaciones anteriores, eliminar las plantas enfermas, reducir los riegos y aplicar, al momento del aporque, productos a base de Trichoderma (Natibol, Incobiol). Eliminar restos de cosecha.
• En suelos con infestación alta, hacer rotación del cultivo (maíz, pastos y otros según la zona) o dejar el lote en descanso.
Marchitez del pimentón o pudrición de las raíces. Phytophthora capsici
Síntomas: La enfermedad se presenta en zonas con precipitación y humedad alta y se caracteriza por la formación, una marchitez de la planta, necrosis de color marrón oscuro en el cuello de la planta y muerte de la misma. Si las condiciones se mantienen favorables a nivel foliar, se forman lesiones irregulares, de color verde oscuro y de aspecto húmedo; posteriormente se tornan de color marrón produciéndose un secado y la caída de la hoja. En el tallo se presentan manchas oscuras de tamaño variable rodeando al mismo y causando pudrición del tejido. Las plantas muertas presentan poco sistema radicular debido a la distribución de raíces causadas por el hongo.
Manejo:
• Por ser hongo del suelo es difícil su control, siembras con poca infestación, hacer aplicaciones preventivas (primeros síntomas de la enfermedad con metalaxil + mancozeb (Ridomil) alternado con productos a base de clorothalonil (Daconil o Bravo 500), maneb + zineb, cobre o mancozeb (Cobrethane, Cobrex, Trimiltox-Forte, Cuprosan y otros). Eliminar restos de cosecha.
• Incorporar en las diferentes prácticas del cultivo, aplicaciones del hongo Trichoderma harzianum (Natibol, Tricobil), en forma masiva.
• En zonas muy infestadas sin ventilación no sembrar en época lluviosa y rotar con cultivos no perteneciente a la familia Solanácea.

Pudrición del tallo. Sclerotium rolfsii
Síntomas: La enfermedad se presenta en época de lluvias y altas temperatura. Se manifiesta en plantas ya establecidas y se caracteriza por una pudrición en el cuello de la misma, la cual se extiende al tallo y a las raíces causando marchitez y muerte de la planta . Si las condiciones de humedad alta se mantiene, en la parte afectada, se desarrolla un micelio blanquecino y pequeñas estructuras redondeadas(esclerócios), que son forma de reproducirse el hongo.
Manejo:Por ser hongo del suelo su manejo es difícil; en forma preventiva desinfectar semilleros, realizar aplicaciones masivas, al momento del aporque o arrime, de Thichoderma (Natibol). En caso de presentarse los primeros síntomas continuar las aplicaciones del hongo, dirigido al cuello de la planta, alternado con productos a base de benomyl (Benlate, Benopoint o Oiko-Benomyl), iprodione (Rovral) o carboxin + thiram (Vitavax 200F). Estas aplicaciones debe realizarse bajo un manejo controlado para no afectar la efectividad del hongo. Se debe eliminar los restos de cosecha.

CAUSADAS POR BACTERIAS.
Pústula Bacteriana. Xanthomonas vesicatoria
Síntomas: La enfermedad se manifiesta en época de lluvia, humedad y temperatura alta. En plantas jóvenes se presentan lesiones acuosas y en plantas adultas, generalmente en las hojas bajeras, las lesiones son pequeñas y deprimidas, rodeadas de un halo oscuro. Si las condiciones climáticas se mantienen éstas lesiones se unen, las hojas adquieren una coloración amarillenta y se desprenden de la planta causando desfoliación de la misma y su posterior muerte. En los frutos de forman pequeños chancros elevados(pústulas)y de borde irregulares. La enfermedad se trasmite por semilla.
Manejo:
• Aplicaciones preventivas de fungicidas a base de cobre mezclado o alternados con mancozeb (Koma, Cobrex, Trimiltox-Forte, Cuprosan, Cobrethane).
• En zonas muy susceptibles a la enfermedad utilizar cultivares resistentes a la enfermedad Enterprise y X3R Camelot.
Marchitez bacteriana. Ralstonia solanacearum. (Sin. Pseudomona solanacearum)
Síntomas: En la fase de formación del fruto y en horas de la mañana, las plantas presentan una marchitez generalizada y posteriormente se seca, dando los frutos flácidos y adheridos a la misma.
Entes transversales en raíces, ramas y tallo de la planta se observa una necrosis de los tejidos vasculares. Se colocan secciones de la parte afectada en cámara húmeda, se puede observar el cuidado producido por la bacteria en los tejidos vasculares. La enfermedad se presenta en suelos con excesiva humedad y siembras continuas de solanáceas.
Manejo:
• Su control es extremadamente difícil, cuando las condiciones son favorables para el desarrollo de la bacteria.
• Utilización de semillas certificadas.
• Desinfección de semilleros (ver semillero).
• Cuando aparecen pocas plantas enfermas arrancarlas y quemarlas, reducir el número de riego y sus respectivas láminas.
• Zonas infestadas, preparar surcos profundos y buenos drenajes.
Pudrición húmeda, Erwinia carotovora pv. carotovora.
Síntomas: La enfermedad se presenta en planta causando una descomposición de la medula del cuello la cual asciende hasta el punto de absición de hojas y ramas, la planta posteriormente se marchita y en los frutos, y se caracteriza por un ablandamiento o hundimiento de la parte afectada, la cual progresa causando descomposición y pudrición de los tejidos afectados con desprendimiento de líquido y un olor fétido. La enfermedad se presenta en condiciones de exceso de agua, poca aireación y suelos mal drenados. La bacteria penetra por heridas.
Manejo:
• Realizar buenos drenajes.
• Mantener bajas las poblaciones de insectos-plagas.
ENFERMEDADES POR VIRUS
TMV: Virus del Mosaico del Tabaco
Síntomas: Se presenta un moteado, o sea, áreas claras y de verde más intenso en las hojas, la cual se encuentra cuando se inicia la cosecha, ya que en transmisión es mecánica. A pesar que el virus esta muy generalizado, en todo el país se encuentra asociados a otros virus como el PYV (virus de la papa); CMV (cucumis mosaico virus).
TEV (Tabaco Ecch Virus)
Síntomas: Se presenta con mosaico en todo el follaje, con áreas oscuras sobre el verde normal de la planta a veces en la hoja se observa un pequeño arrugamiento y un aclaramiento en las venas.
PVY (Virus Y de la Papa)
Síntomas: Las hojas presentan un mosaico y aclareo de las venas, que el TMV. Las plantas infestadas presentan crecimiento reducido y con poca producción. A pesar de que el virus puede ser trasmitido mecánicamente, en general es por medio del pulgón, principalmente Myzus persicae.
MANEJO DE LAS ENFERMEDADES VÍRALES
A pesar de que se han reportado estas enfermedades causadas por virus, se han identificado otros virus asociados al pimentón como, lo cual incrementa la problemática de manejo de las mismas.
• Evitar seleccionar semillas de campos infestados.
• Utilizar cultivares resistentes 3 X R Camelot y Enterprise son indicados como resistentes al TMV.
• Reducir al máximo las malezas, para evitar plantas hospederas.
• Si la incidencia es baja, eliminar y quemar las plantas enfermas.
• Mantener poblaciones baja de insectos vectores bajo un manejo integrado de plagas (ver plaga).
Desorden fisiológico
Tapa o culillo:
Síntomas: Se presenta cuando la planta se encuentra en la fase de formación del fruto; en la parte apical, del mismo se forman lesiones irregulares de color grisáceo, borde oscuros y deprimida que al progresar, varían en tamaño, adquiere una coloración canela, con bordes algo rojizo. Si se presentan condiciones de humedad alta se desarrollan, sobre la parte afectada, hongos saprofilos generalmente especies de Cladosporium o Curuularia. El agente causal del tipo abiótico, deficiencia de calcio y mal manejo del riego.
Manejo:
• Sembrar bajo un manejo adecuado de fertilización para suplir las diferencias de calcio.
• Mantener una frecuencia de riego adecuada.
Golpe de sol, quemadura de sol
Síntomas: En las partes del fruto expuesto al sol, se presentan lesiones grandes de color blanco amarillento, de forma irregular y bordes no definidos, causando pérdidas de turgencia en las zonas afectadas, desmejorando la calidad del producto comercial. En condiciones de humedad alta se desarrollan hongos saprofitos, generalmente del género curvularia, adquiriendo el daño una coloración oscura.
Manejo:
• Mantener niveles bajo de enfermedades foliafres, que causen desfoliación.
• Densidades de siembra adecuada.
• Buen manejo del cultivo, para asegurar un follaje adecuado.
• Orientación de los surcos este-oeste.
Usar cultivares con buena cobertura foliar

Semilleros
La realización del semillero o almácigo es una práctica necesaria en la producción de muchas hortalizas, debido a que las semillas son muy pequeñas, necesitan cuidados especiales para lograr una efectiva germinación y posterior manejo de las plántulas.
Por ello, se dedica este capítulo al tratamiento de los distintos factores a considerar en la construcción, utilización y manejo de los semilleros con fines de producción hortícola.
La producción de planas en el semillero presenta ciertas ventajas, entre las cuales se encuentran las siguientes:
Los semilleros pueden ser ubicados en las cercanías de la vivienda del agricultor, lo cual le permite vigilarlos con mas frecuencia.
Se utilizan estrictamente las cantidades necesarias, lo cual constituye un ahorro de semillas.
Existen mayores posibilidades para defender a las plántulas de malezas, plagas y enfermedades.
Se puede seleccionar el material que se va a trasplantar, lo cual representa un aumento potencial de la producción y una mayor uniformidad de las plantas en el campo.
TIPOS DE SEMILLEROS
Los semilleros más utilizados son: levantados y pocetas.
Levantados
Son franjas de terreno, con una capa de tierra de 10 a 15 cm sobre el nivel del suelo. Este tipo de semillero o almácigo tiene la ventaja que en los sitios donde existe una alta precipitación, las plántulas no sufren por aguachinamiento. Se pueden construir con una estructura de bloques o simplemente levantado la cama del semillero.
Pocetas
Este Tipo es el mas común en las regiones semiáridas del país (Valle de Quibor, Siquisique, alrededores de Coro, etc). Este semillero permite el riego por inundación, manteniendo una humedad adecuada en el suelo.
INSTALACIONES DE SEMILLEROS
Ubicación
Lo más recomendable es ubicarlos cerca de la casa del agricultor y donde haya suplencia de agua para el riego; se debe elegir un suelo con bajo contenido de sales, libre de malezas y buena fertilidad.
Dimensiones
Estas dependerán del tipo de semillero que se construya:
Levantados: estos se hacen generalmente al final de la época lluviosa (Aragua y Carabobo), su estructura permie el escurrimiento del agua, lo que trae como consecuencia una incidencia menor de enfermedades, al no haber un exceso de humedad en el suelo. El largo más conveniente es de 10 m y el ancho de 1 m, dejando 50 cm de calle entre semillero y semillero para el paso en labores de riego, desmalezado.
Pocetas: con este método se facilita el riego por inundación y se conserva mejor la humedad de la superficie del semillero. La longitud puede variar entre 2 y 3 m y la ancha entre 1 y 1,5 m,
Estructura
Para obtener un suelo con suficiente porosidad, se debe hacer una mezcla de tierra, arena y estiércol. La proporción dependerá de las características del terreno donde se construya el semillero.
Desinfección
Las enfermedades mas comunes en los semilleros de hortalizas son las conocidas como “sancocho” y “pata negra”, causadas por hongos que habitan en el suelo. Los productos recomendados para la desinfección de los almácigos son:
Formol (Formalina 40%): se aplica en dosis de 1,5 litros en 50 litros de agua para 10 m2 de semillero. Se requiere de una coleta para cubrir el semillero, la cual se debe mantener húmeda por espacio de cinco días para luego retirarla, rastrillar y sembrar. Este producto es efectivo contra hongos y bacterias.
Basamid (MDT): viene en forma de polvo y se aplica en dosis de 40 g/m2. Se debe aplicar uniformemente sobre la plataforma del semillero y mezclarlo bien con el suelo, apisonar ligeramente y dar un riego suave. A los cuatro días es recomendable dar otro riego, a la semana se rastrilla y se deja otros siete días para permitir su total aireación y eliminación de los restos de gases. Actúa contra hongos, malezas, nematodos, bacterias e insectos.
Bayer 5072 (Fenaminosulf): se recomienda su uso en la desinfección de suelos para semilleros en dosis de 30 a 60 g por cada 100 litros de agua. De esta solución debe aplicarse 5 litros/m2 al almácigo.
Fertilización
Luego de preparado el semillero es conveniente aplicar de 150 a 200 g/m2 de la fórmula completa 12-24-12, el cual debe ser incorporado al suelo antes de la siembra (lo más recomendable) o aplicarlo en los primeros días después de la emergencia de las plántulas.
Siembra
La semilla en el semillero puede ser distribuida de dos manera:
Surquitos: se abren pequeños surcos, separados a 10 cm entre ellos, la semilla se distribuye a lo largo del surquito. A los cinco ó siete días después de la germinación, se puede hacer un raleo de plántulas dentro de la hilera con la finalidad de “aclarear” el almácigo.
Voleo: en este caso la semilla se distribuye lo más uniformemente posible sobre la cama del semillero.
Cobertura
En esta práctica muy importante en el logro de buenos semilleros para el trasplante, y consiste en aplicar una cobertura al semillero después de la siembra. Esto evita la desecación del suelo, manteniendo por mas tiempo la humedad en el mismo. En el Campo Experimental de Quibor, dependiente del Centro de Investigaciones Agropecuarias del Estado Lara, se han logrado muy buenos resultados con el uso de la cáscara de arroz, aserrín y polvillo o arenilla de río. Una práctica recomendable, cuando se hace la siembra de la semilla y exista peligro de lluvia, consiste en cubrir toda el área de semilleros con algún material inerte (hojas de cambur, plátano, pasto, etc) que impida el impacto causado por gotas de agua que dejan al descubierto la semilla.
Riego
En general, las raíces de las hortalizas son muy superficiales en los primeros estados de crecimiento, por lo que la suplencia de agua debe ser continua para conseguir un óptimo desarrollo de las plántulas. En las regiones frescas, con un riego en la mañana es suficiente. Mientras que, en las regiones muy cálidas, se hace necesario regar dos veces al día. La frecuencia de riego en el semillero se establecerá de acuerdo con el tipo de semillero, de la especie sembrada y de las condiciones climáticas.
Semilla
El éxito de una explotación hortícola empieza con la selección de una buena semilla, es decir, con un alto porcentaje de germinación (90% óptimo) y buena adaptabilidad a las condiciones agroclimáticas del área donde van a ser sembradas. Allí radica la importancia del estudio de los materiales importados en nuestras condiciones. La semilla sobrante después de la siembra, debe ser almacenada en cavas a 9°C y humedad relativa de 40% en un sitio fresco y seco, donde pueden permanecer por períodos más o menos largos sin perder su poder germinativo.
Densidad de Siembra
Si la población de plantas en un almácigo es excesiva, éstas crecen raquíticas y débiles debido al efecto de la competencia, ocasionando un porcentaje bajo de “pega” en el campo cuando éstas son trasplantadas. Por el contrario, si la densidad es muy baja, se obtienen buenas plantas para el trasplante, pero se requiere de un gran número de semilleros para sembrar una hectárea. Es, por lo tanto, de gran importancia conocer la densidad óptima de siembra para cada hortaliza en particular.
Endurecimiento de las Plantas
Esta es una práctica de gran importancia en el semillero y se hace con la finalidad de controlar el crecimiento de las plántulas (tomate y pimentón) para lograr un aumento en el contenido de carbohidratos. El endurecimiento se logra reduciendo el riego antes del trasplante y aplicaciones del sulfato de cobre en dosis de 1 g/litro de agua. Ello permite:
Obtener plantas mas resistentes a la sequía.
Retardar la formación de nuevos brotes, ya que las reservas de carbohidratos son utilizadas para la formación de las raíces.
Plantas mas resistentes al trasplante y al almacenaje antes del trasplante.
Actualmente se está manejando la tecnología de producción de plántulas en bandejas, especialmente de materiales híbridos de tomate y pimentón.
En el agronegocio venezolano, están disponibles los recipientes de diferentes tamaños y número de receptáculos donde se siembra la semilla y el sustrato que sirve como soporte para el crecimiento de las pequeñas plantas.
Con las plántulas obtenidas bajo este sistema se logra un 100% de “pega” en el campo y un arranque vigoroso y rápido.
Trasplante
En la mayoría de las hortalizas las plántulas están listas para ser llevadas al campo entre la tercera y cuarta semana después de la siembra. En el caso de la cebolla, el trasplante se hace a los 40 ó 50 días después de la emergencia.
Fuente: INIA.
TOMATE

Descripción General
Factores de Producción
Plaga y Control
Semilleros

Descripción General
El tomate, Licopersicon esculentum Mill, es la hortaliza más importante en Venezuela. En 1998 se cosecharon 9.200 hectáreas con una producción de 179.100 toneladas métricas que fueron al mercado fresco, agroindustria y una pequeña cantidad a la exportación.
Las áreas de mayor producción de ésta hortaliza en el país se localizan en Lara, Portuguesa, Guárico, Aragua, Carabobo, Monagas y Zulia.
ORIGEN
El tomate es de origen suramericano; desde Perú, el tomate silvestre migró hacia el norte a través de Ecuador, Colombia, Panamá, América Central, hasta México. En este viaje sufrió algunos procesos evolutivos, pero fue en este último país donde su domesticación ocurrió con mayor intensidad, De México fue llevado por los conquistadores a España, luego a la región del Mediterráneo y más tarde al norte de Europa. Al principio, se cultivó como una curiosidad, posiblemente debido al valor ornamental de sus frutos. Su valor culinario se vio restringido por el temor a que sus frutos fuesen venenosos. Los italianos y otros europeos descubrieron posteriormente el valor alimenticio de esta hortaliza.
BOTÁNICA
El tomate es una planta perenne, cultivada como anual. Posee un sistema radical bien desarrollado, pudiendo alcanzar de 60 a 120 cm de profundidad (sujeto especialmente a las condiciones de suelo y humedad).
El hábito de crecimiento es muy variable, dependiendo del tipo de variedad. En la mayoría de los casos, el tallo logra alcanzar longitudes que fluctúan entre 0,7 a 2,0 m. El tallo es anguloso y pubescente; en las primeras fases de crecimiento es herbáceo y en estado adulto leñoso. Las yemas axilares producen ramas sucesivas, mientras que las terminales desarrollan flores.
Las hojas son vellosas y segregan una sustancia oleosa de color verde. En algunas variedades los tallos terminan en racimos florales, por lo que su crecimiento se detiene. En este caso se combina una hoja con un racimo floral; a este tipo de variedad se le denomina de crecimiento determinado y son actualmente la más utilizada para el mercado fresco y la agroindustria.
En las variedades de crecimiento indeterminado, el punto de crecimiento no termina en un racimo floral y se alternan dos o tres hojas con un racimo floral. Estas variedades son sembradas en algunos países para el mercado fresco.
En un racimo floral se pueden conseguir de cuatro a ocho flores, las cuales son perfectas y normalmente se autofecundan. El fruto es una baya con dos a nueve lóculos con un grupo de semillas en su interior. El tamaño o peso varía entre 30 – 400 g. El color del fruto es producido por dos pigmentos caroteniodes, la lycopercisina que da un color rojo y un isómero de ésta, la carotina que da un color anaranjado.

Factores de Producción

Requerimientos climáticos
El tomate es un cultivo de clima cálido que prospera bien en un amplio régimen de pisos bioclimáticos (0.2000 msnm). Esta hortaliza produce mejor en temperaturas mensuales promedio de 21 a 25°C; sin embargo, en el país existen siembras comerciales a temperaturas bajas (16 a 19°C), y altas (27 a 30°C).
A temperaturas muy altas (por encima de 32°C) se observa un alto porcentaje de caída de flores, debido a un alargamiento del pistilo que impide la polinización del estigma. En el mercado semillerista se consiguen cultivares que muestran un buen comportamiento a temperaturas más cálidas 27-30°C. A temperaturas bajas (por debajo de 12°C), también ocurre una caída de flores, debido a que el polen no germina y no se realiza la fecundación.
Densidad de Siembra
En el país, casi la totalidad de la siembra de tomate se hace se hace por trasplante, siendo necesario producir las plántulas en semilleros o almácigos, estructuras donde las pequeñas plantas pasan la primera etapa de crecimiento y reciben una serie de cuidados especiales hasta ser llevadas al lugar definitivo de crecimiento.
La densidad de siembra óptima recomendada está entre 4-6 g/m2, necesitándose entre 50-70 m2 de semillero para la siembra de una hectárea.
Trasplante
Las plántulas en el semillero están listas para ser llevadas al campo entre los 18 y 25 días después de la germinación, deben tener una altura promedio de 12 a 15 centímetros.
Una labor muy recomendable antes del trasplante, es “el endurecimiento” de las plántulas y se hace con la finalidad de soportar el cambio de hábitat del semillero al campo o lugar definitivo de crecimiento. Se realiza disminuyendo la frecuencia y la lámina de riego en los últimos días del período de esta fase. También, se pueden usar productos cúpricos y agua de azúcar en aspersiones foliares. Antes de “sacar” las plantas se debe aplicar agua en abundancia al almácigo con el fin de aflojar la superficie del suelo y evitar la rotura de raíces. El trasplante debe realizarse en horas de la tarde (después de las 3 pm) o en días con nubosidad abundante. La surquería en el campo debe regarse unas dos horas antes del inicio de la siembra y las plantas colocarlas, aproximadamente, de 2 a 3 cm, por debajo de la línea que deja el agua en el surco.
Suelo
El tomate prospera bien en una gran gama de suelos, pero se consideran de óptima calidad para la obtención de buenos rendimientos, los que poseen un buen drenaje, fértiles y profundos. Los suelos limosos y arcillosos, que poseen una alta capacidad de retención de humedad, se recomiendan cuando la precocidad no es importante. El rango de pH varía entre ligeramente ácido (5,5) a reacción neutra (7,0).
Densidad de siembra en el campo
Estas varían de acuerdo con el tipo de tomate que se siembra y su propósito (consumo fresco o uso industrial). En general, las variedades de crecimiento indeterminado requieren de mayor espacio entre surcos y entre plantas que las variedades de crecimiento determinado.
En el caso de cultivares para mercado fresco, las distancias mas recomendadas son: 1,20-1,40 m entre surcos y 0,30-0,50 m entre plantas. En el tomate para la industria las distancias varían entre 0,7 a 1,0 m y 0,20 a 0,30 entre plantas.
Cultivares recomendadas
La tendencia actual es usar variedades de crecimiento determinado, lo que implica un ahorro sustancial en los costos de producción al minimizar prácticas como poda, amarre y empalado.
En el país no existe una diferenciación clara entre el uso de variedades para consumo fresco y para uso industrial. En la mayoría de los casos, los cultivares para el mercado fresco son utilizados para la industria y viceversa. Esto obedece, probablemente, a la escasa exigencia del consumidor por tomates de mesa, tipo manzano, debido al mejor manejo y conservación del tomate perita. Los cultivares más utilizados en Venezuela son: Río Grande (híbrido), Río Grande, Lérika, Empire, Sunny, Duke Daniela, Fortaleza, Osiris y Casa del Sol.
Riego
Esta es una práctica común en el cultivo del tomate en el país, debido a que se siembra en época de verano en las zonas de alta precipitación y en las regiones áridas y semiáridas del país donde la precipitación es muy poca. La frecuencia o intervalo de riego se establecerá de acuerdo con el clima (temperatura), tipo de suelo y de la etapa de desarrollo en que se encuentran el cultivo. En general, los riegos en la primera fase de desarrollo después del trasplante, deben ser mas frecuentes (cada tres o cuatro días) hasta que haya una regeneración de las raíces; luego un riego semanal es suficiente hasta el término del cultivo. Los períodos críticos de riego en el cultivo son: trasplante, polinización de la flor y maduración del fruto.
Fertilización
Al elaborar una guía práctica para la fertilización del tomate, debemos partir de tres puntos fundamentales:
Es indispensable realizar un análisis previo del estado nutricional del suelo donde se va a sembrar esta hortaliza, el cual dará un inventario del estado de los principales nutrimentos en el terreno y permite agregar las cantidades necesarias para obtener una buena cosecha (ver Apéndice).
Estimar los índices de extracción de nutrimentos por cosecha; se calcula que una cosecha promedio de 40.000 kg/ha, puede extraer cerca de los 180 kg de nitrógeno, 60 a 80 kg de fósforo y 220 kg de potasio.
Para la fertilización es importante tomar en cuenta lo siguiente: el nitrógeno debe ser aplicado en forma fraccionada hasta la primera cosecha; el fósforo y potasio aplicarlo todo al principio o fraccionarlo en el primer mes de crecimiento.
Primera fertilización: Entre los siete y diez días después de trasplante, cuando se hace el primer arrime de tierra, aplicar 500 kg de 12-24-12 (10 sacos), 200 kg de cloruro de potasio (4 sacos) y 200 kg de sulfato de amonio (4 sacos) por hectárea.
Segunda fertilización: Se efectúa entre los 30 a 40 días después del trasplante (post-aporque). Aplicar 300 kg de 18-46-0 (6 sacos) y 200 kg de cloruro de potasio (4 sacos).
Una tercera fertilización: Se hace después de la primera cosecha con 300 kg de sulfato de amonio.
Con este programa de fertilización se habrá aplicado al suelo 220 kg de nitrógeno, 260 kg de fósforo (P2O5) y 300 kg de potasio (K2O) que cubre lo extraído por la cosecha de tomate y deja un remanente en el suelo.
En relación con la colocación del fertilizante, investigaciones realizadas por técnicos del FONAIAP demostraron que la colocación del fósforo y el potasio en forma central por debajo de la planta produce mejores rendimientos (kg/ha) y una mejor eficiencia por kilogramo de fertilizante aplicado.
En el caso del Valle de Quibor y otras áreas del estado Lara (suelos pesados y bajo contenido de materia orgánica), es indispensable el uso de abonos orgánicos (estiércol de chivo, de gallina etc), que son aplicados en el fondo del surco con el agua de riego o en forma directa.
Arrime de tierra y aporque
Son prácticas generalizadas por los agricultores; la primera se hace de siete a diez días después del trasplante, con la finalidad de evitar el contacto directo de las plantas con el agua de riego (Figura 5). Con el aporque, se coloca la planta en el centro del camellón y se persigue que la humedad llegue a la misma por ambos lados del surco y que se produzca un mayor desarrollo radical.
También se logra eliminar las malezas que en esa etapa del cultivo compiten por agua, nutrimentos y luz. Esta práctica se realiza aproximadamente a los 30 ó 40 días después del trasplante.
Esta práctica cultural se puede hacer a mano (escardilla) en pequeñas extensiones y mecanizada en siembras de grandes extensiones.
Poda y empalado
Estas dos labores culturales están íntimamente ligadas; con la poda se eliminan una serie de tallos o chupones que brotan en la planta de tomate a partir de las yemas laterales ubicadas en las axilas de las hojas.
En la región de la Depresión de Quibor los agricultores podan a dos tallos y eliminan continuamente todos los brotes que emergen después de la poda inicial. Los dos tallos que se dejan son los que se encuentran justo por debajo del primer racimo floral. Actualmente esta práctica se limita a una poda inicial, antes del aporque, por el uso de cultivares de crecimiento determinado.
El empalado se realiza en siembras establecidas en la época de lluvias o en zonas secas como la Depresión de Quibor, donde, debido al problema de la baja infiltración de los suelos, casi siempre se mantiene una lámina o espejo de agua en los surcos.
El empalado normal consiste en colocar estacas o varas verticales cada 1,5 a 2,0 m sobre el camellón, donde van colocadas varas horizontales: la primera a unos 40-50 cm y las siguientes cada 40 cm. El material utilizado para empalar es maguey, guafas, caña brava y varas de café.
COSECHA
El estado de maduración del fruto, al momento de la cosecha, dependerá de varios factores.
Para el consumo fresco: En este caso, el estado de maduración dependerá de la distancia de la finca a los lugares a donde se transportará el producto. Para mercados cercanos a los centros de producción (100 a 150 km), los frutos se cosechan en estado “pintón y/o maduros”.
Cuando los centros de consumo están ubicados a mayores distancias, éstos se cosecha “verde-hechos” (maduros fisiológicamente y “pintones”).
COSTOS DE PRODUCCIÓN
El costo para sembrar una hectárea es variable y dependerá de:
Tomate para la industria.
Tomate para consumo fresco.
Paquete tecnológico que se aplique.

Plaga y Control
CAUSADAS POR HONGOS
Rhizoctoniosis solani
Síntomas: Generalmente la enfermedad se presenta a nivel de semilleros, ocasionando varios daños, en preemergencia de las plántulas causa pudrición de la radicula y la plántula no emerge, y en poemergencia se presenta un estrangulamiento a nivel del cuello de la plántula produciendo el acame de la misma, como también un marchitamiento por muerte de las raíces. Plántulas trasplantadas con daño de la enfermedad, puede doblarse en la fase de formación de frutos.
Manejo:
Seleccionar suelos nuevos o en descanso para la instalación de semilleros.
Desinfectar con dazomet (Basamid) los semilleros o cubrir los semilleros humedecidos con plástico trasparente por 30 días (solarización). Posteriormente aplicar productos a base de Trichoderma (Natibol).
Manejo adecuado de los semilleros (ver semillero).
Sancocho: Fusarium sp, Phytium sp, Rhizoctonia sp
La enfermedad se manifiesta por un acame de la planta causada por una destrucción del sistema radicular. Esta enfermedad se presenta en suelos muy húmedos y sin buen drenaje.
Manejo:
(ver Rhizoctoniosis)
Candelilla Temprana: Alternaria solani
Síntomas: A nivel foliar las lesiones se presentan como manchas irregulares de tamaño variable, color castaño oscuro y rodeada de un halo amarillento. Sobre las lesiones se forman anillos concéntricos, que son las estructuras de reproducción del hongo. Cuando las lesiones se presentan en flores y frutos. La enfermedad se presenta en condiciones de lluvias esporádicas y alta humedad.
Manejo:
Al presentarse los primeros síntomas, aplicar funguicidas a base de mancozeb, zineb (Dithane, Triziman, Kinfung, Zineb), propineb (Antracol) o chlorothalonil (Daconil o Bravo 500).
Si la incidencia es alta azoxystrobin (Amistar) o cymoxanilo + mancozeb (Curazin P.M.) alternado con los productos anteriores.
En épocas de lluvias sembrar con baja densidad y surcos de siembras ubicados en la misma dirección del viento.
Moho Gris: Cladosporium fulvum.
Síntomas: Las lesiones se presentan a nivel foliar y se caracterizan por ser manchas irregulares de borde no definido por el haz, el cual se corresponden por el envés con la presencia de un moho grisáceo, que representan las estructuras reproductivas del hongo. Generalmente se presentan en el tercio inferior de la planta. En condiciones de humedad relativa alta, la incidencia es mayor, adquiriendo la siembra un aspecto de quemado o candelilla. Puede causar estrangulamiento en el pedúnculo floral, ocasionando su caida.
Manejo:
Aplicar funguicidas a base de cobre (Cobres, Komac, Trimiltox-Forte, Covinex Forte) alternado cobre con mancozeb o maneb y zineb (Cuprosan, Cobrethane).
Establecer un manejo adecuado de fertilización.
Mancha de Hierro: Stemphylium.
Síntomas: A nivel foliar se presentan pequeñas manchas de color marrón oscuras, deprimidas por el haz que se corresponden por el envés con la formación de estructuras reproductivas del hongo.
Se caracteriza la enfermedad por presentarse generalmente en el tercio inferior de la planta; cuando las condiciones de temperatura y humedad alta coinciden con lluvias abundantes, el patógeno se multiplica rápidamente desarrollándose gran cantidad de manchas ocasionando un quemado violento a la planta. Generalmente la enfermedad se presenta durante la fase de floración y formación de frutos causando pérdidas considerables.
Manejo:
Al aparecer las primeras lesiones aplicar funguicidas a base de chlorothalonil (Daconil o Bravo 500) alternado con Mancozeb (Dithane, Triziman o Kinfung). A la incidencia de la enfermedad aplicar azoxystrobin (Amistar) o cymoxalino + mancozeb (Curazin P.M.) alternado con clorothalonil.
En época favorable a la enfermedad sembrar con poca densidad de siembra y surcos en dirección del viento.
No utilizar la variedad Río Grande por su alta susceptibilidad. Sembrar variedades o híbridos tolerantes a la enfermedad, Casa del Sol, Río Grande.........
Marchitez Vascular: Fusarium oxysporum f.s. Lycopersici.
Síntomas: La enfermedad se manifiesta durante la fase de fructificación del cultivo y se caracteriza por un amarillamiento de las hojas bajeras y posteriormente avanza hacia la parte superior, generalmente de uno de lados de la planta. Al extraer una planta y hacer cortes longitudinales al nivel del cuello, se observa necrosis del tejido interno.
Por ser el agente causal un hongo habitante del suelo, la forma de presentarse la enfermedad, en las siembras, es por sectores o manchones. La siembra continua del mismo cultivo o cultivos susceptibles pueden producirse lotes totalmente infestados.
Manejo:
Desinfectar los semilleros y proteger el suelo con Trichoderma, en polvo mojable en dosis altas.
Seleccionar plántulas completamente sanas y sumergirlas en solución conceptuada del hongo Trichoderma.
Realizar una buena preparación de los suelos, y aplicar en forma dirigida, al pie de la planta una solución centrada del Trichoderma.
Establecer una adecuada frecuencia y lámina de riego.
En caso de presentarse plantas con síntomas de la enfermedad, extraer y eliminarla de la plantación, reducir los riegos y realizar aplicaciones dirigidas al pie de la planta y plantas adyacentes con benomyl (Benlate).
Sembrar variedades resistentes a las dos tipo de cepa de Fusarium. Se indica en la etiqueta con una F en las especificaciones.
CAUSADAS POR BACTERIAS
Mancha Bacteriana: Xanthomonas vesicatoria.
Síntomas: A nivel foliar (generalmente en las hojas bajeras), las lesiones se presentan manchas pequeñas de color castaño oscuro de forma irregular, en gran cantidad al unirse las manchas las hojas se seca. En el fruto las lesiones son pequeños chancros de color marrón oscuro. La enfermedad se presenta en época de humedad alta, precipitación abundante y temperaturas frescas.
La enfermedad se trasmite por semilla, por lo tanto campos infestados no seleccionar semillas para futuras siembras.
Manejo:
Sembrar semillas certificadas.
En caso de desinfectar la semilla sumergirlas con una solución hipoclorito de sodio al 1% por 30 segundos, eliminar el exceso del producto con agua. Como también someter las semillas a una temperatura de 50°C por 10 minutos.
En caso de presentar síntomas a nivel de campo, aplicar productos a base de cobre (Cobrex, Komac, Trimiltox-Forte) alternado o mezclado con mancozeb (Dithane, Kinfung, Cuprosan, Cobrethane).
En época que favorecen a la enfermedad, reducir la densidad de siembra, diseñar surcos en la misma dirección del viento y reducir los riegos.
Peca Bacteriana: Pseudomonas syringae.
Síntomas: Se caracterizan por manchas pequeñas irregulares de color oscuro a nivel foliar. En los frutos las lesiones son se presentan como pequeñas manchas circulares de color castaño oscuro rodeada de un verde menos intenso que el del fruto.
La enfermedad se presenta en zonas con condiciones de humedad alta y bajas temperaturas. Su diseminación es a través de semilla.
Medidas de Control: Idem a Manca Bacteriana.
CAUSADAS POR VIRUS
Mosaico Común: Virus del Mosaico del Tabaco (TMV)
Síntomas: A nivel foliar se forman áreas verdes claras alternada con el verde de la hoja. Ataques severo y a temprana edad del cultivo producen reducción del crecimiento de las planta.
El virus se trasmite en forma mecánica, específicamente, en la manipulación de las plantas en ciertas labores del cultivo, por lo tanto se observa mayor incidencia después del deshije (cuando se realiza) o después del empalado y durante la cosecha.
Manejo:
Reducir el manipuleo de la plantación, sembrando materiales genéticos de crecimiento determinado para evitar el deshije de las plantas. En épocas de poca precipitación se puede sembrar si empalar las plantas.
Mantener niveles adecuados de fertilización.
No fumar dentro de la plantación, ya que el virus resiste las temperaturas altas generadas durante el proceso de obtención del cigarrillo.
Lavarse las manos con agua y jabón o sumergirlas en leche durante la manipulación de las plantas.
Mantener niveles bajos de los insectos-plagas bajo un manejo integrado.
Mosaico Amarillo del Tomate: Virus del Mosaico Amarillo del Tomate (MAT)
Síntomas: A nivel foliar se observan pequeñas áreas de color amarillo intenso alternado con el verde de la hoja. Si las infecciones ocurren a temprana edad del cultivo, la producción puede ser afectada en un 40%. La enfermedad se ha presentado con incidencias altas en los estados centrales.
El virus es trasmitido por un insecto vector, denominado mosca blanca Bemisia tabaci.
Manejo:
Evitar la infección temprana de las plántulas, esto se puede lograr tapando los semilleros con organiza, hasta el momento del trasplante.
Al trasplantar colocar abundantes trampas adhesivas amarillas.
Aplicar un manejo adecuado al insecto vector (ver plaga).
Encrespamiento: Mezcla de Virus
Síntomas: Las hojas presentan un encrespamiento causando deformación, reducción foliar. Cuando las plántulas del semillero vienen infestadas el ataque es mas severo, causando disminución del crecimiento de las plantas, afectando altamente la producción.
Si la enfermedad se manifiesta en plantas ya trasplantadas se produce reducción de las mismas, afectándose un cierto grado la producción. La incidencia de la enfermedad esta muy relacionada al incremento poblacional de la mosca blanca y manejo del cultivo.
En estudios realizados se ha determinado que existe una mezcla de varios virus, los cuales se trasmiten mecánicamente.
Manejo:
Aplicar el MIP para el control de los insectos tanto a nivel de semillero como en siembras establecidas (ver plaga).
Realizar una debida aplicación de fertilizantes.
Reducir la manipulación de las plantas (ver TMV).
Acopamiento
Síntomas: Los síntomas se presentan después de los 35 días edad del cultivo, se caracteriza por un amarillamiento, de los bordes de la hoja, hacia arriba dando un aspecto de copa de donde viene su nombre.
CAUSADAS POR NEMATODOS
Batatilla: Meloidogyne incognita.
Síntomas: Las plantas presentan reducción en su crecimiento. A nivel de raíces se observan pequeños abultamientos, que indica la presencia del nematodo en su parte interna causando deformación de las mismas.
Posteriormente las raíces se secan reduciéndose en número y tamaño. Generalmente los ataques se presentan en forma sectorizada.
Manejo:
Manejo adecuado a nivel de semillero, evitar llevar plántulas infestadas.
En ataque localizados, extraer la planta y quemarla.
Suelos con baja infestación aplican abundante materia orgánica.
Ataque severos, rotar con cultivos no afectados por el nematodo como el sorgo.
OTROS DESORDENES PATOLÓGICOS EN TOMATE
- Planta Macho: Etología desconocida
Síntomas: Deformaciones de hojas en etapa de plántula. Ausencia de yema de crecimiento. La variedad Río Grande, difundida en el país, presenta una mediana incidencia de la enfermedad. Estos síntomas se atribuyen a varios factores: semilla vieja, daños al embrión por altas temperaturas del suelo o a la presencia de un viroide.
Manejo:
Evitar llevar plantas machos al campo, haciendo una buena selección de las mismas antes del trasplante.
Evitar una alta densidad de plantas en el semillero para disminuir la posible trasmisión del viroide por contacto de planta a planta.
No usar semillas viejas y de procedencia desconocida.
- Pudrición Apical (tapa o culillo): Deficiencia de calcio y/o irregular en la humedad del suelo
Síntomas: En la parte basal de los frutos, anualmente verdes se presenta un ennegrecimiento o necrosis del tejido acompañado por deformación del mismo. En época de alta humedad sobre las lesiones se pueden presentar desarrollos de hongos, de actividad saprofítica.
Manejo:
Realizar análisis de suelo, para suplir deficiencia de calcio.
Evitar excesiva fertilización nitrogenada.
Realizar un adecuado manejo en el riego, para evitar sequías en el ciclo.

Semilleros

La realización del semillero o almácigo es una práctica necesaria en la producción de muchas hortalizas, debido a que las semillas son muy pequeñas, necesitan cuidados especiales para lograr una efectiva germinación y posterior manejo de las plántulas.
Por ello, se dedica este capítulo al tratamiento de los distintos factores a considerar en la construcción, utilización y manejo de los semilleros con fines de producción hortícola.
La producción de planas en el semillero presenta ciertas ventajas, entre las cuales se encuentran las siguientes:
Los semilleros pueden ser ubicados en las cercanías de la vivienda del agricultor, lo cual le permite vigilarlos con mas frecuencia.
Se utilizan estrictamente las cantidades necesarias, lo cual constituye un ahorro de semillas.
Existen mayores posibilidades para defender a las plántulas de malezas, plagas y enfermedades.
Se puede seleccionar el material que se va a trasplantar, lo cual representa un aumento potencial de la producción y una mayor uniformidad de las plantas en el campo.
TIPOS DE SEMILLEROS
Los semilleros más utilizados son: levantados y pocetas.
Levantados
Son franjas de terreno, con una capa de tierra de 10 a 15 cm sobre el nivel del suelo. Este tipo de semillero o almácigo tiene la ventaja que en los sitios donde existe una alta precipitación, las plántulas no sufren por aguachinamiento. Se pueden construir con una estructura de bloques o simplemente levantado la cama del semillero.
Pocetas
Este Tipo es el mas común en las regiones semiáridas del país (Valle de Quibor, Siquisique, alrededores de Coro, etc). Este semillero permite el riego por inundación, manteniendo una humedad adecuada en el suelo.

INSTALACIONES DE SEMILLEROS
Ubicación
Lo más recomendable es ubicarlos cerca de la casa del agricultor y donde haya suplencia de agua para el riego; se debe elegir un suelo con bajo contenido de sales, libre de malezas y buena fertilidad.
Dimensiones
Estas dependerán del tipo de semillero que se construya:
Levantados: estos se hacen generalmente al final de la época lluviosa (Aragua y Carabobo), su estructura permie el escurrimiento del agua, lo que trae como consecuencia una incidencia menor de enfermedades, al no haber un exceso de humedad en el suelo. El largo más conveniente es de 10 m y el ancho de 1 m, dejando 50 cm de calle entre semillero y semillero para el paso en labores de riego, desmalezado.
Pocetas: con este método se facilita el riego por inundación y se conserva mejor la humedad de la superficie del semillero. La longitud puede variar entre 2 y 3 m y la ancha entre 1 y 1,5 m,
Estructura
Para obtener un suelo con suficiente porosidad, se debe hacer una mezcla de tierra, arena y estiércol. La proporción dependerá de las características del terreno donde se construya el semillero.
Desinfección
Las enfermedades mas comunes en los semilleros de hortalizas son las conocidas como “sancocho” y “pata negra”, causadas por hongos que habitan en el suelo. Los productos recomendados para la desinfección de los almácigos son:
Formol (Formalina 40%): se aplica en dosis de 1,5 litros en 50 litros de agua para 10 m2 de semillero. Se requiere de una coleta para cubrir el semillero, la cual se debe mantener húmeda por espacio de cinco días para luego retirarla, rastrillar y sembrar. Este producto es efectivo contra hongos y bacterias.
Basamid (MDT): viene en forma de polvo y se aplica en dosis de 40 g/m2. Se debe aplicar uniformemente sobre la plataforma del semillero y mezclarlo bien con el suelo, apisonar ligeramente y dar un riego suave. A los cuatro días es recomendable dar otro riego, a la semana se rastrilla y se deja otros siete días para permitir su total aireación y eliminación de los restos de gases. Actúa contra hongos, malezas, nematodos, bacterias e insectos.
Bayer 5072 (Fenaminosulf): se recomienda su uso en la desinfección de suelos para semilleros en dosis de 30 a 60 g por cada 100 litros de agua. De esta solución debe aplicarse 5 litros/m2 al almácigo.
Fertilización
Luego de preparado el semillero es conveniente aplicar de 150 a 200 g/m2 de la fórmula completa 12-24-12, el cual debe ser incorporado al suelo antes de la siembra (lo más recomendable) o aplicarlo en los primeros días después de la emergencia de las plántulas.
Siembra
La semilla en el semillero puede ser distribuida de dos manera:
Surquitos: se abren pequeños surcos, separados a 10 cm entre ellos, la semilla se distribuye a lo largo del surquito. A los cinco ó siete días después de la germinación, se puede hacer un raleo de plántulas dentro de la hilera con la finalidad de “aclarear” el almácigo.
Voleo: en este caso la semilla se distribuye lo más uniformemente posible sobre la cama del semillero.
Cobertura
En esta práctica muy importante en el logro de buenos semilleros para el trasplante, y consiste en aplicar una cobertura al semillero después de la siembra. Esto evita la desecación del suelo, manteniendo por mas tiempo la humedad en el mismo. En el Campo Experimental de Quibor, dependiente del Centro de Investigaciones Agropecuarias del Estado Lara, se han logrado muy buenos resultados con el uso de la cáscara de arroz, aserrín y polvillo o arenilla de río. Una práctica recomendable, cuando se hace la siembra de la semilla y exista peligro de lluvia, consiste en cubrir toda el área de semilleros con algún material inerte (hojas de cambur, plátano, pasto, etc) que impida el impacto causado por gotas de agua que dejan al descubierto la semilla.
Riego
En general, las raíces de las hortalizas son muy superficiales en los primeros estados de crecimiento, por lo que la suplencia de agua debe ser continua para conseguir un óptimo desarrollo de las plántulas. En las regiones frescas, con un riego en la mañana es suficiente. Mientras que, en las regiones muy cálidas, se hace necesario regar dos veces al día. La frecuencia de riego en el semillero se establecerá de acuerdo con el tipo de semillero, de la especie sembrada y de las condiciones climáticas.
Semilla
El éxito de una explotación hortícola empieza con la selección de una buena semilla, es decir, con un alto porcentaje de germinación (90% óptimo) y buena adaptabilidad a las condiciones agroclimáticas del área donde van a ser sembradas. Allí radica la importancia del estudio de los materiales importados en nuestras condiciones. La semilla sobrante después de la siembra, debe ser almacenada en cavas a 9°C y humedad relativa de 40% en un sitio fresco y seco, donde pueden permanecer por períodos más o menos largos sin perder su poder germinativo.
Densidad de Siembra
Si la población de plantas en un almácigo es excesiva, éstas crecen raquíticas y débiles debido al efecto de la competencia, ocasionando un porcentaje bajo de “pega” en el campo cuando éstas son trasplantadas. Por el contrario, si la densidad es muy baja, se obtienen buenas plantas para el trasplante, pero se requiere de un gran número de semilleros para sembrar una hectárea. Es, por lo tanto, de gran importancia conocer la densidad óptima de siembra para cada hortaliza en particular.
Endurecimiento de las Plantas
Esta es una práctica de gran importancia en el semillero y se hace con la finalidad de controlar el crecimiento de las plántulas (tomate y pimentón) para lograr un aumento en el contenido de carbohidratos. El endurecimiento se logra reduciendo el riego antes del trasplante y aplicaciones del sulfato de cobre en dosis de 1 g/litro de agua. Ello permite:
Obtener plantas mas resistentes a la sequía.
Retardar la formación de nuevos brotes, ya que las reservas de carbohidratos son utilizadas para la formación de las raíces.
Plantas mas resistentes al trasplante y al almacenaje antes del trasplante.
Actualmente se está manejando la tecnología de producción de plántulas en bandejas, especialmente de materiales híbridos de tomate y pimentón.
En el agronegocio venezolano, están disponibles los recipientes de diferentes tamaños y número de receptáculos donde se siembra la semilla y el sustrato que sirve como soporte para el crecimiento de las pequeñas plantas.
Con las plántulas obtenidas bajo este sistema se logra un 100% de “pega” en el campo y un arranque vigoroso y rápido.
Trasplante
En la mayoría de las hortalizas las plántulas están listas para ser llevadas al campo entre la tercera y cuarta semana después de la siembra. En el caso de la cebolla, el trasplante se hace a los 40 ó 50 días después de la emergencia.

Fuente: INIA.

CAFÉ

Caracteres Botánicos.
El género Coffea, consta de 25 a 40 especies en Asia y África tropicales; pertenece a la tribu Coffeoideae de la familia Rubiaceae.

Especies y Variedades
Hay cuatro especies o grupos o formas principales, que se cultivan ampliamente y constituyen los cafés del comercio: café arábigo (C. arabíca L.), café robusta (C. canephora Pierre ex Froehner), café liberiano (C. liberica Mull ex Hiern), y café excelso (C. excelsa A. Chev.); además, existe una gran cantidad de otras especies llamadas económicas, que se plantan en escala local y normalmente no entran a los canales comerciales.

Coffea Arabica:
El café arábigo, (C. arabica L ; syn.: C. vulgaris Moench, C. laurijolia Salisb.) es nativo de las tierras altas de Etiopía, en elevaciones que oscilan entre los 1.350 y los 2.000 m Es posiblemente nativo de otras partes de África y Arabia en el Asia.

Se trata de un arbusto o árbol pequeño liso, de hojas lustrosas. Las hojas son relativamente pequeñas, pero varían en anchura, promediando de 12-15 cm de largo y más o menos 6 cm de ancho, de forma oval o elíptica, acuminadas, cortas, agudas en la base, algunas veces un tanto onduladas, siemprevivas. Flores fragantes, de color blanco o cremoso, subsésiles o muy cortamente pediceladas, varias en cada axila de las hojas, de 2-9 o más juntas en racimos axilares muy cortos o laterales bracteolados; las bractéolas son ovadas, los más internos connatos en la base de los pedicelos, cayéndose pronto del cáliz-limbo poco profundo, subtruncado u obtusamente 5-denticulado; la corola es de cinco lóbulos, éstos son ovales, obtusos o puntiagudos, igualando o excediendo el tubo, extendiéndose; las anteras más cortas que los lóbulos-corola, completamente salientes, fijos un poco abajo de la mitad de los filamentos los que son más o menos de la mitad de su largo. El disco liso. El estilo más o menos igualando a la flor extendida, bífido, lóbulos lineales, más angostos hacia la punta. La baya oblonga - elíptica, más o menos de 1,5 cm de largo, al principio de color verde, después de color rojo y con el tiempo de color azul - negro. Las semillas varían en tamaño de 8,5 a 12,7 mm de largo.

Esta especie posee dos variedades botánicas que son: Coffea arabica var. arabica y Coffea arabica var. bourbon. De estas dos especies se han producido numerosas mutaciones y existen además un gran número de cultivares.
La var. arábica pronto se vuelve un árbol robusto si no se le poda. Las principales ramas salen casi perpendiculares del tronco volviéndose después colgantes cuando se forman las ramas secundarias y producen fruta. Las hojas son elípticas, acuminadas y acuñadas; ellas y las ramitas que las soportan generalmente son punta bronceada cuando están jóvenes. La var. bourbon es una mutante recesiva. Constituye un árbol más o menos delgado, cuyas ramas principales salen del tronco a un ángulo más o menos de 45 grados, volviéndose más tarde casi horizontales y colgantes. Las hojas son más anchas y las puntas bronceadas, por lo general están ausentes.

Innumerables variedades hortícolas, o sea cultivadas de C. arábica son conocidas; cada país, región o localidad posee sus propias razas especialmente seleccionadas y adaptadas. Por ejemplo, el "Blue Mountain coffee" es famoso en Jamaica; el café "Kent's", en la India; y el East, en Africa: los cafés "Kenya" y "Kilimanjaro", en el este de África; los cafés Menado, Malang, Padang, Preanger y Bungi, en Indonesia; el café "Nacional" (var. arabica), en Brasil; el bourbon (var. bourbon) y maragogipe, en el norte de América del Sur, Centroamérica, México y las Indias Occidentales; y el café "Porto Rican", en Puerto Rico, entre otros. En muchos casos, como en los referentes a Kilimanjaro, Nacional de Brasil y Bourbon de la América Central, etc., los nombres realmente se refieren a grupos de variedades o razas.

Coffea Canephora:
El café Robusta (C. canephora Pierre ex Froehner) es nativo de los bosques ecuatoriales de Africa, desde la costa oeste hasta Uganda y la parte sur del Sudán, lo mismo que de la parte de África occidental, entre las latitudes de 10º norte y 10º sur, en elevaciones desde el nivel del mar hasta más o menos 1000 metros de altura. Se trata de un árbol o arbusto liso, con hojas anchas que a veces adquieren una apariencia corrugada u ondulante, oblonga – elíptica, cortas, acuminadas, redondeadas o ampliamente acuñadas en su base, de 15-30 cm de largo y 5-15 cm de ancho; la nervadura media es plana por arriba, prominente por debajo, las nervaduras laterales son de 8-13 pares; el peciolo es fuerte de 8-20 mm de largo; las estípulas interpeciolares son ampliamente triangulares, largas puntiagudas, connatas en su base, semipersistentes. Tiene flores blancas, algunas veces ligeramente difusas con rosa, en dos racimos axilares, sésiles, con o sin brácteas con hojas. La corola de 5-7 lóbulos, el tubo sólo un poco más corto que los lóbulos. Los estambres y el estilo bien salidos. Las bayas ampliamente elipsoides, más o menos de 8-16 mm, estriadas cuando secas. La planta es muy variable en su estado silvestre.

Coffea Liberica:
Café liberiano (C. liberica Bull ex Hiern) es nativo de los alrededores de Monrovia en Liberia. Según los investigadores, éste ha escapado del cultivo en la mayoría de los países a lo largo de la costa oeste de África. El café liberiano es un árbol sumamente ornamental y pronto fue conocido en muchas otras partes del mundo, después de su descubrimiento en 1872. Su descripción botánica es la siguiente:

Es un arbusto o árbol liso. Las hojas son más bien grandes, brillantes; la vaina ampliamente acuñada en su base, ampliamente elíptica - ovalada, corta, acuminada, un tanto ondulada, delgada, coriácea, tiene más o menos 20 cm de largo y 10 cm de ancho, las nervaduras laterales de las hojas son de 7-10 pares, con huecos en las axilas de las nervaduras; el peciolo es de 10-16 mm de largo, las estipulas ampliamente ovadas, apiculadas, connatas en su base, más cortas que el pecíolo, tienen de 3-4 mm de largo. Las flores blancas, en cantidad de 7-6, subsésiles, reunidas varias en racimos, axilares, alcanzan más o menos de 3-5 cm de largo; las bractéolas son connatas, caliculadas, deprimidas, deltoides, subtruncadas, todas más cortas que el cáliz que es subtruncado, algunas veces se produce una bractéola oval arriba de las otras. El limbo del cáliz es anular, muy corto. Los lóbulos de la corola; son de 6-8, lóbulos ovales, obtusos, más o menos, tan largos como el tubo y, extendidos. Las anteras de 6-7, completamente salidas, tienen 1,27 cm de largo; los filamentos, 6.4 mm El estilo es salido, bífido. La baya, oval, más o menos de 2,5 cm de largo, al principio roja después negra cuando está madura, arrugada cuando está seca. La semilla es de 1,27 cm o un poco más.

El vigor del café liberiano, y su supuesta resistencia a la roya por hemileia, lo llevó a la popularidad en Indonesia entre 1880 y 1905, pero más tarde se le sustituyó por otras especies. Este árbol crece hasta 10 a 15 m de altura, soporta la exposición al sol mejor que la mayoría de los otros miembros del género y tiene una buena retención de sus frutos maduros; también produce granos de baja calidad y tiene una proporción promedio de fruta fresca en relación con los granos secos de más o menos 10 a 1.

En la Costa de Marfil son conocidas diversas variedades de café liberiano, entre ellas podemos mencionar ivorensis, liberiensis e indeniensis, siendo la última la que más se encuentra en cultivo.

Coffea Excelsa:
El café excelsa, (C. excelsa A. Chev), fue descubierto en la región semiárida, del lago Chad en 1905. Se parece al café liberiano en el tamaño del árbol y las hojas, y en la consistencia de cuero de sus frutos, pero difiere de él en que tiene flores, frutos y granos más pequeños –estos últimos de regular calidad-. Su descripción botánica es la siguiente:

Se trata de un árbol con hojas grandes, de 6-15 m hasta 20 m de altura, con la corteza grisácea y rayada longitudinalmente. Las hojas varían en tamaño pero son más o menos ovaladas - lanceoladas, algunas veces ovaladas-espatuladas con la punta angosta y aguda en el ápice. Las vainas son de 18-28 cm de largo, de 9-12 cm de ancho; las nervaduras laterales en 6-9 pares; las flores son pequeñas, de color blanco o rosado, fragantes, dispuestas de una a cinco en racimos en cada nudo; cada racimo con, 2-4 flores que persisten por bastante tiempo, después de marchitarse. La corona es de 5-6 lóbulos; los tubos, de 8-2 mm de largo mucho más cortos que los lóbulos; los lóbulos, de 10-12 mm de largo por 6 mm de ancho. Los estambres son de color verde y el estilo, bien salido. El cáliz sumamente reducido o ausente, es más corto que el disco ; las bayas son ovoides y un poco comprimidas, de 17-18 mm de largo, de 15 mm de ancho.

En el comercio, el café excelsa constituye, un nombre de grupo aplicado a una gran cantidad de especies estrechamente relacionadas. Los cafés del grupo excelsa se han cultivado en plantaciones de prueba, pequeños lotes comerciales y campos genéticos en varios países y por muchos años debido a su vigor y resistencia a la enfermedad. En el comercio se encuentra muy poco café excelsa verdadero, debido a que los árboles cuando están completamente desarrollados son demasiado altos para poder recolectar la fruta con facilidad. En vez de ello, los frutos secos se recogen, a medida que caen. Este café es de baja calidad.

Producción Mundial.
La especie económicamente más importante de café es Coffea arabica la cual produce aproximadamente el 80-90% de la producción mundial, C.canephora cerca del 20% y C.liberica sobre un 1%.

Propagación.
El café se propaga en gran escala por medio de plantas obtenidas de semilla, o vegetativamente, por medio de injertos o estacas.
Los arbustos de cafeto son intolerantes a la perturbación de sus raíces por lo que se les debe trasplantar con cuidado.

Todos los métodos de propagación vegetativa son mucho más costosos que el uso de semillas, por lo tanto rara vez se les utiliza cuando se deben plantar áreas extensas.

Los cafetos jóvenes deben tener sombra continua desde la época en que se les trasplante, consecuentemente, resulta necesario trasplantar los árboles de sombra con uno o dos años de anticipación. El espaciado que se da a los cafetos se determina principalmente por la altitud de la plantación. La distancia comúnmente usada en la siembra del café arábigo es de 1,2 x 1,70 m, lo cual da mas o menos 4.900 árboles por ha. Otro método de siembra consiste en el doble trasplante al principio. Después los árboles alternos se eliminan cuando empiezan a resultar demasiado aglomerados y los rendimientos empiezan a bajar.

Sombra.
Si bien todavía existe alguna discusión entre los expertos sobre la necesidad de la sombra para el cultivo del café, es preciso indicar que la tendencia moderna es hacia la no utilización de plantas de sombra, y la inmensa mayoría de las nuevas plantaciones son efectuadas sin esta. Es un hecho comprobado que el café produce invariablemente mayores rendimientos sin plantas de sombra. Hay que hacer notar, por otra parte, que en el caso particular de utilizar plantas de sombra tendrían que: a) ser productivas, b) poseer similares necesidades de agua y nutrientes ya que de otro modo se originaría un desequilibrio entre el café y estas plantas.

El espaciado y la cantidad de poda dada a los árboles de sombra en las plantaciones de café, depende en particular de la especie y de la localidad consideradas. Generalmente los árboles más grandes se deben espaciar a una distancia de 10 a 12 m, mientras que los más pequeños, como Leucaena, se siembran mucho más cerca. Donde se necesita la protección del viento, se pueden plantar setos vivos.

Manejo del Suelo.
El problema más difícil en el cultivo del café, especialmente en las tierras altas de las regiones tropicales, es la conservación del suelo. Es esencial al establecer una plantación de café, proteger al suelo de la acción erosiva de las lluvias tropicales, torrenciales, tan pronto como se realice el desmonte. En las áreas montañosas y en las pendientes más inclinadas, se pueden plantar a lo largo de los contornos, setos vivos de Leucaena. El deshierbe selectivo, eliminando aquellas plantas que pueden competir con los árboles de café junto con los arbustos leguminosos de crecimiento erecto, y/o las hierbas para enriquecer y proteger al suelo, se pueden utilizar con ventaja en las pendientes más inclinadas.

El mantenimiento de las reservas adecuadas de humedad del suelo, es importante para el bien del café. En tanto que es benéfico, desde el punto de vista de la floración y la cosecha, que las capas superficiales del suelo se sequen hasta cierto grado antes de la presencia de la temporada lluviosa, al mismo tiempo las raíces más profundas, buscadoras de humedad, que algunas veces penetran a profundidades de 4 a 5 cm, deben abastecerse con una cantidad de agua.

Fertilización.
Está demostrado que los fertilizantes son absolutamente necesarios en los cultivos de cafetos al sol en los suelos de todo el mundo pero especialmente en aquellos de fertilidad media – baja. El plan de fertilización se basará en los análisis de suelos.

La Poda.
Existen dos aspectos principales que hay que tomar en consideración en cuanto a la poda del café: primero, la formación de los árboles jóvenes para construir una estructura vigorosa y bien balanceada con buenas ramas de fructificación, y segundo, el rejuvenecimiento periódico de la ramas de fructificación, a medida que envejecen y dejan de producir.

La formación se empieza poco después de que las plantas obtenidas de semilla o las clonales, se trasplantan en el campo. Con el café arábigo existen dos tipos de formación, como árboles de un solo tallo o como árboles de tallos múltiples. Un sistema mixto permite que crezca un solo tallo principal hasta una altura de 1,35 a 1,50 m, altura a la cual se poda para evitar su posterior extensión hacia arriba. Las ramas secundarias y terciarias que empiezan desde el tallo principal y las ramas principales laterales se podan para proporcionar el espaciado uniforme y para que la luz llegue a toda la superficie productora.
El método general más usado para la formación del café en África y en todo el resto del mundo es uno de los sistemas de tallo múltiple. Casi cada país ha desarrollado una o mas variantes sobre dos patrones generales. Los árboles se pueden cortar cuando tienen más o menos 30 cm de altura, de nuevo a una altura mayor, de tal manera que haya de 3 a 4 tallos erectos de aproximadamente igual tamaño y fuerza formando la estructura básica del árbol. Los otros dos sistemas generales consisten en doblar la punta del tallo hasta que crezcan ramas erectas y el tallo principal haya crecido lo suficiente para retener su forma doblada. Se retienen de dos, tres o cuatro de las mejores ramas rectas, y el resto se corta. La punta de la guía principal se puede cortar o se puede dejar crecer. En el invernadero es una práctica común el sembrar las semillas cerca para que las plantas crezcan altas y delgadas. Los mejores árboles se producen si las plantas con más o menos seis pares de hojas se doblan.

La mejor época del año para podar a los árboles de café es poco después de la cosecha, puesto que la mano de obra es abundante entonces y las plantas así tienen tiempo de recuperarse antes de la siguiente temporada de floración.

Recolección.
La temporada en la cual las bayas de café maduran y están listas para la cosecha varía de acuerdo con las condiciones del clima y el suelo, con las prácticas de cultivo y, por supuesto, con la especie. Donde existe un solo período seco más o menos bien definido, el café puede madurar como una sola cosecha; si la temporada de lluvias está bastante bien distribuida, pueden madurar de dos a tres cosechas con intervalos durante el año. La temporada puede extenderse de desde unas cuantas semanas a varios meses, aun dentro de un medio ambiente ideal para el cultivo del café.

La calidad comercial de los granos de café resulta profundamente influida por la forma en que se cosechan y benefician los frutos. Mientras más maduros sean los frutos cuando se recolectan, más elevado será el grado del grano. En forma ideal, las bayas de café se deban cosechar cuando están de color rojo oscuro, sin vestigio alguno de restos verdes. Donde hay disponible suficiente mano de obra y se desea café de calidad selecta, los árboles se recolectan varias veces, recogiéndose solo las bayas plenamente maduras. Desafortunadamente el café arábigo y, en cierto grado el robusta, tienen la desventaja de tirar su fruta después de que ha madurado más allá de cierto punto.

Los rendimientos varían según los países, entre los 2400 y los 21500 kg de café de baya por hectárea.

Procesado.
Las bayas de café maduras poseen una cáscara delgada, carne mucilaginosa, una cubierta y capas de cáscara de plata alrededor de las semillas, todo lo cual se debe eliminar antes de que los granos crudos se envían al mercado. Existen dos métodos para el procesado: el seco y el húmedo. El primero se utiliza en la mayoría de las regiones productoras de café actualmente en todo el mundo. El sistema de beneficio en seco aún se emplea extensamente en Brasil, pero se está sustituyendo gradualmente en aquellas localidades donde hay disponible suficiente agua. Los cafés robusta y liberiano no producidos en la plantación, también se procesan en seco, como regla.

El principal requisito para el beneficio del café en húmedo, es un abundante abastecimiento de agua. Las operaciones principales son el despulpado, la fermentación, el secado y el curado. En el despulpado, las bayas maduras se pasan por una máquina que está ajustada para arrancar la cáscara y la mayor parte de la carne, sin dañar los granos. Generalmente se usa una despulpadora más pequeña que la principal, para repasar a los granos de tamaño inferior, que de otra manera se perderían. Después, los granos pasan por un separador para eliminar las cáscaras y la pulpa. Los granos de tamaño normal y los ligeros o de tamaño inferior se manejan en forma separada de aquí en adelante. Los frutos de color rojo maduro se deben despulpar dentro del termino de 24 horas después de la cosecha, para evitar su posible sobrecalentamiento y el manchado del grano por la pulpa en putrefacción. Las bayas que son demasiado verdes no se despulpan bien y están más sujetas a daño. Después de que los granos despulpados salen del separador, se les lava antes de que pasen a los tanques de fermentación. El lavado antes de la fermentación se omite algunas veces, pues cree que estimula el "olor a cebolla". Los tanques de fermentación son depósitos rectangulares grandes, con el fondo inclinado ligeramente hacia el extremo de la salida. Se les puede operar de tal manera que haya un movimiento lento continuo de agua o ésta se estanca, en cuyo caso los granos se lavan periódicamente. El propósito de la fermentación es para eliminar la pulpa que se adhiere a las cubiertas de los granos. Estos se ponen en los tanques a una profundidad de más o menos 50 a 75 cm y deben permanecer ahí hasta que ya no sean pegajosos al tacto. La fermentación ordinariamente se completa en 18 a 24 horas, pero puede requerir hasta 80 horas donde la temperatura del aire es baja y la altitud es elevada. Los granos no se deben dejar en los tanques más de lo necesario, puesto que pueden desarrollar un sabor avinagrado si se sobrefermentan. Los granos sobremaduros pueden requerir tan sólo unas 12 horas para completar la fermentación. Antes de secarse, los granos se lavan concienzudamente, para que queden tan limpios como sea posible. Esto se puede realizar en bateas o en lavadoras mecánicas, de las cuales hay disponibles diversos tipos tanto horizontales como verticales.

Se utilizan dos métodos de secado, el secado al sol o el secado mecánico por medio de aire caliente. Los granos húmedos se extienden en una capa delgada y se, mezclan ocasionalmente para darles un secado uniforme. Después de ocho a diez días bajo el sol, se habrá bajado el contenido de humedad hasta los niveles deseados. Aunque se considera que se obtiene un producto ligeramente mejor, el secado al sol requiere considerable espacio, tiempo y mano de obra; consecuentemente muchas fincas utilizan secadores rotarorios. Se pasa una corriente de aire caliente de 80 a 85ºC sobre los granos húmedos, durante las primeras horas, después de lo cual se mantiene una temperatura de 75. el secado se completa de 20 a 24 horas. Algunas fábricas prefieren combinar los dos métodos; los granos se extienden al sol por unos cuantos días y el proceso se completa en una secadora mecánica.

El curado consiste en el descascarado o pelado de la cubierta del grano, eliminando por pulimento las cáscaras plateadas y finalmente su clasificación. El descascarado, pulido y parte de la clasificación se realizan por medio de maquinaria. Estas operaciones se pueden llevar a cabo en forma separada, o el descascarado y el pulido se pueden combinar. Si el café fermentado y secado es demasiado húmedo, se le debe secar aún más antes de que los granos se descascaren. La parte mecánica de la clasificación incluye la separación de los granos por peso y tamaño. Los granos, finalmente, son tomados a mano para eliminar los granos negros, piedras y otro material extraño, antes de que el producto se ponga en sacos de 60 kg para su envío.

El llamado café "duro" del Brasil y algunas otras regiones, se procesa, por el método seco. Las bayas, en todos los estados de madurez, se secan en montones o sobre charolas en capas delgadas. Después de esto los frutos se pasan por una máquina descascaradora que elimina las partes externas, dejando la cubierta del grano y las capas de cáscara plateada intactas. El resto del proceso es el mismo que para el método húmedo.

En África, el café robusta se procesa principalmente por el método seco. Aunque algunas veces se clasifica como "duro" o áspero, el café robusta es un café suave de calidad inferior al café arábigo y que se utiliza principalmente como relleno. Las bayas maduras frescas y los frutos parcialmente secos que han caído del árbol se secan en capas delgadas en pisos exteriores de piedra o concreto. No se lleva a cabo fermentación alguna. Los frutos secos son descascarados posteriormente con máquinas pequeñas, o a mano, en las propiedades particulares, o se llevan para ser descascarados en un procesado localizado en forma central en la zona. El café robusta de las plantaciones de Uganda se despulpa y fermenta de la manera usual. La fermentación en seco, sin ningún lavado anterior, requiere más o menos 16 horas, después de lo cual los granos se lavan, se escurren, se secan al sol o en secadoras rotatorias. El café sin descascarar, preparado por el método seco, generalmente debe humedecerse antes de que se puedan eliminar las cáscaras de plata. El café robusta procesado en húmedo, se cura de la misma manera que el arábigo.

El café se muestrea y se cata antes de que sea enviado al comercio. El mejor color para los granos crudos es el de verde - azuloso a verde - grisáceo. Los granos de color café o manchados resultan del secado defectuoso. Numerosos sabores o falta de sabor pueden ser distinguidos por los catadores expertos de café. Por ejemplo, el café viejo mantenido en almacén demasiado tiempo, puede desarrollar un café de sabor a "madera"; el secado defectuoso en contacto con la tierra o el pasto da un sabor a "tierra"; el café "húmedo" puede resultar por el apilado de granos húmedos en montones demasiado gruesos o por el almacenamiento de café sin descascarar húmedo; el café con sabor a "fruta" tiene un olor ligeramente fermentado; el sabor a "pasto" puede venir por el almacenamiento húmedo o por el secado inapropiado; el café "sucio" o "contaminado" 'puede venir por el uso de agua contaminada en su procesado; el sabor a "ceboa" puede resultar de ciertas condiciones adversas durante la fermentación y el sabor a "ladrillo" puede ser ocasionado por el uso de ciertos insecticidas.
El tiempo de almacenamiento de los granos así como el tipo de secado al que sean sometidos puede modificar profundamente las propiedades del mismo dando lugar a un café más o menos ácido, rico en fenoles, etc. (Leite et al, 1996).

PLAGAS Y ENFERMEDADES. CONTROL.

Plagas: insectos-plagas

Escamas
Escama verde (Coccus viridis Green); escama coma (Lepidosaphes beckii); escama globosa (Saissetia hemisphaerica); escama algodonosa (Icerya purchasi); chinche harinosa (Pseudococcus sp.).Control: aplicar los siguientes productos: Lebaycid: 2 cc/l de agua.

Cortador o rosquillo
(Feltia sp.); Agrotis repleta; Laphyma frugiperda; Prodenia eridania y P. latisfalcia.
Control: para la preparación de cebos envenenados: mezcle 60 kg de afrecho, 15 l de agua, 1 l de insecticida y 2 kg de melaza.

Bachacos (Atta sp.)
Control: use A.C. Mirex (cebo envenenado), producto listo para aplicar en dosis de 25 a 250 g por bachaquero. Se esparce por los caminos más transitados por los bachacos.

Palomillas
Atacan con preferencia las raíces de los cafetos y también las de los guamos, cambures, crotolarias, quinchoncho y malezas. Son insectos chupadores de poca movilidad que viven en simbiosis con las hormigas. Las palomillas pueden causar la muerte a los cafetos.

Control: colocar pastillas de fosfuro de aluminio, bajo nombres comerciales de Gastión y Phostoxín. Las pastillas se introducen en orificios de 10 a 30 cm de profundidad, según el tamaño de los cafetos y en las cercanías de las raíces se aplican de una a cuatro pastillas.
También se pueden aplicar los insecticidas siguientes: Lebaycid EC 2,5 cc/l de agua; Nuvacrón 60 EC 2,5 cc/l de agua; Basudín 1 cc/l de agua, en la base de la planta o en sus alrededores, palanqueando para favorecer la penetración del insecticida (aplicar 2 l de solución por hoyo).

Nematodos
Están diseminados en todas las zonas cafetaleras, su propagación está relacionada con el uso de materiales infestados. Algunas especies de Meloidogyne han sido citadas como patógenos sobre cafetales (Carneiro et al, 1996; Zhang, 1995).

Control: en plantaciones adultas debe efectuarse el platoneo para la aplicación de nematicidas. Las aplicaciones se hacen dos veces al año (abril-mayo), con uno de los siguientes nematicidas: Furadán 10 G, en dosis de 5 a 15 g/hoyo y Temick 10 G, a razón de 5 a 15 g/hoyo.

Minador (Perileucoptera coffeela Green)
Es la larva de una mariposa pequeña que ataca la hoja en la cual hace galerías o minas. La plaga es mucho más dañina a plena exposición solar, en zonas por debajo de 1.000 msnm y en época de verano.

Las continuas aplicaciones de productos cúpricos han producido condiciones favorables para los ataques del minador.

Control: se hacen aplicaciones de 300 l/ha, usando asperjadora de espalda, usando los siguientes productos comerciales: Lebaycid 50% CE, de 0,8 a 1,2 l/ha; Lorban 4E. LE, de 1,0 a 1,5 l/ha; Dimethoato 40% CE, de 0,8 a 1,2 l/ha; Bidrín 50 S. LE, de 1,0 a 1,5 l/ha; Cyolane 250 ELE, de 1,0 a 1,5 l/ha; Belmark 200 cc en 300 l/ha; Decis 2,5 CE, de 200 cc en 300 l/hectárea.

Los insecticidas granulados Furadán 5% y Temik aplicados al suelo en el platón, en dosis de 20 a 40 g, han dado buenos resultados. Las dosis varían según la edad de la planta.

Broca del Cafeto (Hypothenemus hampei ) Insecto ataca frutos realizando galerías y dejando vanos los granos. Control Biológico: Hongo Beauberia bassiana ; control químico: productos sistémicos ; control cultural: regular sombrío, controlar malezas, cosechar todos los frutos, podar cafetales, llevar control de la floración, fertilizar oportunamente.

Plagas: Enfermedades

Roya del cafeto (Hemileia vastatrix Berk & Br.)
Esta enfermedad se caracteriza por producir manchas en las hojas, las cuales se tornan de color amarillo, anaranjado y por debajo de ellas se observa un polvillo de color naranja, que es el síntoma característico de la enfermedad.

Control: para combatir esta enfermedad se usa control químico, efectuando de tres a cinco aplicaciones a partir de la entrada de lluvias, con intervalos de 30 días. Se realizan aspersiones con productos que tienen como base oxicloruro de cobre 50%, en dosis de 3 kg/ha, con volumen de 300 a 400 l de agua. También se usan los fungicidas basados en óxido cuproso y otros como el caldo bordelés y el caldo vicosa.

También se puede controlar con aplicaciones al suelo de productos cúpricos más orgánicos como los ditiocarbomatos, alternados o en mezclas.

Cercospora (Cercospora coffeicola)
Es una enfermedad de amplia distribución en todas las zonas cafetaleras que afecta hojas, granos sobre plantas de todas las edades, con mayor incidencia en viveros y plantaciones sin fertilizar. En plantas afectadas causa defoliación y disminución notable y pérdida de la calidad del grano.

Control: como prevención es obligante el uso de fertilizantes. El control a nivel de viveros debe ser preventivo, pudiendo usar uno de los siguientes fungicidas: Antracol, Manzate, Dithane M-45 y Zinc, en dosis de 300 g/100 l de agua. Agregar 50 cc de adherente.

Además de los productos indicados para viveros, en plantaciones adultas pueden usarse fungicidas cúpricos (oxicloruro de cobre) en una solución de 500 g del producto en 100 l de agua, más 50 cc de adherente. Asimismo, fungicidas elaborados con óxido cuproso y otros como el caldo bordelés y el caldo vicosa. El Benlate, a razón de 60 g disueltos en 100 lts de agua más 50 cc de adherente.

El Daconil y el Difolatán se pueden usar en dosis de 500 g disueltos en 100 lts de agua, más 50 cc de adherente. Tilt al 0,1% también se puede aplicar.

Antracnosis (Colletotrichum coffeanum)
Considerada esencialmente una enfermedad de los frutos. Las lluvias son un factor determinante de la aparición de la enfermedad, la precipitación no sólo regula la producción y diseminación de las esporas, sino que también induce la floración del cafeto y en consecuencia, la cosecha Normalmente, una plantación no puede producir dos floraciones, que coincidan con las lluvias. Como el período entre floración y madurez del fruto dura de siete a nueve meses, las cosechas se superponen. Esta circunstancia trae como consecuencia dos efectos: primero, el período de susceptibilidad de las cerezas se extiende considerablemente y segundo, la infección de una cosecha a otra constituye un riesgo todavía mayor.

Control: los ensayos conducidos por la Estación Experimental Táchira nos indican que los productos comerciales Benlate, Daconil o Difolatán, suministrados en dosis de 60 y 500 g/100 l de agua, respectivamente, son efectivos en este tipo de control. Se recomienda aplicar estos productos solos o combinados con fosfato diamónico, en dosis de 2 kg por cada 100 litros. Es contraindicado usar productos cúpricos.

Ojo de gallo (Mycena citricolor Berk y Court. Sacc)
Las plantas afectadas presentan síntomas en hojas, ramas y frutos. Esta enfermedad prospera en condiciones de alta humedad y baja temperatura, zonas nubladas, exceso de sombra y clima templado.

Control: regularizar la sombra, mediante entresaques y podas. El control químico puede realizarse con oxicloruro de cobre al 50%, Dacomil dosificado en 500 g/100 l de agua. También se recomienda Urbacid diluyendo de 30 a 40 g/100 l de agua y 50 cc de adherente.

Phoma, quema o derrite (Phoma costarricensis)
Afecta cafetos por encima de 1.200 msnm, ubicados en zon as de alta humedad ambiental y áreas nubladas.

Control: para controlar esta enfermedad se usan productos como Captan (orthocide 50) en dosis de 450 g/100 l de agua, más 50 cc de adherente; Benlate en dosis de 60 g/100 l de agua, y Difolatán en dosis de 500 g/100 l de agua.
Mal de hilachas o koleroga (Pellicularia koleroga)
Enfermedad que afecta a los cafetales sembrados en zonas bajas, temperaturas altas, sombrío denso y alta humedad permanente.

Control: para combatir esta enfermedad se usan productos basados en oxicloruro de cobre a 50%, en dosis de 500 g/100 l de agua y Benlate en dosis de 60 g/100 l de agua.

Mancha mantecosa (Colletotrichum sp.)
Esta enfermedad se presenta en forma aislada y es un enemigo potencial de las buenas cosechas.

Control: se aplica el mismo control químico que se indica para combatir la antracnosis.

Mal rosado (Corticium salmonicolor)
Es una enfermedad esporádica en nuestro país, por lo cual no se considera de gran importancia en el cultivo.

Control: se puede controlar mediante la eliminación de parte enfermas. El control químico se puede efectuar con oxicloruro de cobre al 50%, en dosis de 500 g/100 l de agua y agregándole 50 cc de adherente.

Mal del talluelo o sancocho
Enfermedad que frecuentemente se puede presentar en germinadores y viveros. Infecta las plantitas en los germinadores, fosforito o chapola y puede llegar a ocasionar pérdidas de 50, 60 y 75 por ciento.
Control: para su control hay que proceder desinfectando los germinadores con Basamid, dosificando 50 g/m2 y colocando arena en el fondo. Para efectuar la siembra debe esperarse un mínimo de ocho días.

Otra alternativa puede ser soterrando la semilla y regando 10 litros por metro cuadrado germinado, con una solución de Dithane M-45 o Antracol. No deben usarse productos cúpricos, porque se corre el riesgo de atrofia y deformaciones. También afecta el crecimiento.
Mancha circular de la hoja (Sclerotium coffeanum)
Esta enfermedad fue detectada por primera vez en Venezuela, por investigadores del FONAIAP, en el distrito Escuque, estado Trujillo, durante el año 1989, en plantaciones de café Caturra rojo y Catuaí amarillo. Las plantaciones infectadas presentaban manchas de color negro, distribuidas en bandas circulares concéntricas y mostraban defoliación intensa.

Llaga macana (Ceratocysty fimbriata)
Se localiza en la parte aérea del tallo, produce amarilleo, marchitez, colapso de las hojas y muerte del cafeto.

Control: en el momento de podar usar pasta bordelesa (una parte de sulfato de cobre y seis partes de cal). La pasta se puede aplicar con brocha Otra manera de controlar puede ser arrancando las plantas enfermas y quemarlas en el sitio, aplicando cal en el hoyo (2 kg/m2) y posteriormente desinfectar las herramientas.

Igualmente se puede aplicar Brassicol, en dosis de 2 litros al 2% un mes antes de la resiembra.

Llaga negra (Rosellinia bunodes)
Esta enfermedad aparece causando daño en la raíz, lugar donde aparecen manchas en forma de puntos negros.

Control: Cse aplica el mismo control que aparece señalado para la enfermedad denominada llaga macana.
Llaga estrellada (Rosellinia pepo)
Esta enfermedad es un tanto similar a la anterior, pero las manchas aparecen en forma de estrella.
Control: se le aplica el mismo que para el caso de la llaga macana.



Fuente: Clasificación Agroeconómica de las Tierras aprovechables de la Cuenca alta del río Yacambú.
Ing. Alexis Infante - SHYQ